Editarte Publicaciones y el Grupo de Reflexión sobre Economía y Cultura (GRECU) de la Universidad Autónoma Metropolitana organizaron el Diálogo por la Reforma Cultural, en el que participaron los representantes de cuatro aspirantes a la Presidencia de la República.

El encuentro, que se realizó en el Centro Cultural Roberto Cantoral, contó con Alejandra Frausto, representante de la coalición Juntos Haremos Historia que encabeza Andrés Manuel López Obrador, así como con Beatriz Paredes, de la alianza Todos por México, de José Antonio Meade.

También participó Raúl Padilla, por la coalición Por México al Frente, que encabeza Ricardo Anaya, y Consuelo Sáizar, por la abanderada independiente, Margarita Zavala.

Durante el diálogo, moderado por Eduardo Cruz Vázquez y Francisco Moreno, Consuelo Sáizar propuso la creación de una cineteca en cada estado de la República, así como la construcción de cinco nuevos teatros en la Ciudad de México y la creación de complejos basados en La Ciudad de la Cultura, ubicada en Balderas, en diversos estados del país.

Asimismo, la expresidenta del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes planteó la protección de los trabajadores de las diversas instituciones de cultura en el país con un mayor presupuesto para cumplir con su salario, toda vez que calificó a dicho sector como uno de los más importantes para cuidar el patrimonio cultural de México.

Por otro lado, Raúl Padilla explicó que en caso de que la coalición que representa gane las elecciones el próximo 1 de julio, se incrementaría el presupuesto de las instituciones culturales y se reestructurarían, a fin de que la mayor parte de los recursos se destinen al sector operativo y no administrativo como se hace hasta ahora, además, de reformar el sistema educativo.

Padilla afirmó que la reforma cultural es indispensable e impostergable, así como rescatar las escuelas de educación artística.

En su oportunidad, Beatriz Paredes señaló que las instituciones culturales en el país no han sabido responder a los cambios profundos que enfrenta la sociedad mexicana, por ejemplo, en la transformación que ha sufrido el rol femenino y la cultura cotidiana.

Además, destacó la importancia del compromiso de los medios de comunicación masivos para transmitir bienes culturales y abonar, con ello, a la reforma cultural.

En su participación, Alejandra Frausto coincidió en la importancia de los trabajadores de las instituciones culturales y propuso derechos culturales a todos los ciudadanos, desde su nacimiento hasta su muerte y ampliar los derechos de los autores.

Frausto también planteó la posibilidad de ofrecer talleres a los ciudadanos para que sean ellos, de la mano del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), quienes restauren los edificios históricos dañados por los sismos que afectaron al país el año pasado, a fin de generar una fuente de ingresos en las comunidades y rescatar el patrimonio, toda vez que es un trabajo “para el que hacen falta manos”.

El diálogo forma parte de uno de los propósitos del libro “¡Es la reforma cultural, Presidente! Propuestas para el sexenio 2018-2024”, editado para incidir en el proceso electoral de 2018 por Editarte Publicaciones, bajo la dirección de Francisco Moreno y el GRECU y coordinada por Eduardo Cruz Vázquez.