El candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) al gobierno de la Ciudad de México, Mikel Arriola, condenó el estrangulamiento en la capital del país causado por las marchas de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), y dijo que mejor deberían estar dando clases.

En declaraciones a los medios de comunicación, señaló que en caso de ganar las elecciones del 1 de julio próximo regularía con mano firme las manifestaciones que perjudican a millones de ciudadanos a causa de unos cuantos.

“El que quiera hacer una marcha que solicite el permiso a la autoridad y ésta que valore la petición, a fin de equilibrar el derecho a manifestarse con el derecho al libre tránsito de las personas, garantizando la protección del patrimonio de la ciudad y garantizando el cuidado mobiliario público y privado”, añadió.

Señaló que en lugar de marchar y causar desorden en la ciudad, los maestros deberían estar dando clases y preocupándose por el futuro del país, que son los estudiantes.

Dejó en claro que no existe justificación para paralizar la ciudad por medio de marchas y que los docentes deberían de estar dando clase en sus aulas, ya que la educación en estados como Oaxaca está rezagada y se necesitan maestros de calidad y comprometidos con los estudiantes.

Indicó que las marchas de la CNTE son avaladas por los candidatos de Morena a la Presidencia de la República y al Gobierno de la Ciudad de México, Andrés Manuel López Obrador y Claudia Sheinbaum, respectivamente, y serían una señal de lo que generaría ese partido si gana en la ciudad.

Lo anterior, aseguró Arriola Peñalosa, porque el caos surge a partir de un grupo que se ha opuesto no solamente a la reforma educativa sino a todas aquellas que necesita el país para su desarrollo.

Dijo que de manera consensuada se deben regular las marchas, crear reglas y disposiciones, con la participación de todos los sectores de la población, incluyendo empresarios, académicos y comerciantes.

Insistió en que se debe poner mano firme, porque ya no se debe permitir que se secuestre a la ciudad, y señaló que muchas veces los jefes de gobierno no quieren hacer valer su autoridad, pues tienen otras expectativas a futuro y el que pierde es el ciudadano como se puede ver este día.