La canciller de Ecuador, María Fernanda Espinosa, fue elegida hoy como nueva presidenta de la Asamblea General de la ONU, cargo que ocupará durante un año a partir del próximo septiembre.

Espinosa se impuso a la otra aspirante, la hondureña Mary Elizabeth Flores, en las elecciones celebradas en el pleno de la Asamblea General.

Espinosa es la cuarta mujer elegida presidenta de la Asamblea General de la ONU y la primera latinoamericana.

“Agradezco profundamente el voto de confianza que hoy han depositado en el Ecuador para presidir esta Asamblea”, dijo la ministra ecuatoriana en un discurso inmediatamente después del voto.

Espinosa dedicó su elección “a todas las mujeres del mundo que hoy participan en política” y que se enfrentan a “ataques” y a “machismo y discriminación”.

La Asamblea General es uno de los principales órganos de Naciones Unidas y en ella se sientan los 193 Estados miembros de la organización.

Espinosa ocupará la presidencia durante el 73 periodo de sesiones y reemplazará en el puesto al eslovaco Miroslav Lajcak.

La Presidencia de la Asamblea General corresponde cada año, por turno, a una región determinada y en esta ocasión recae en América Latina y el Caribe.

En contra de lo habitual, la región no fue capaz de pactar una candidatura y llegó divida a la votación.