Las personas sin distinción alguna, tienen el derecho a vivir y disfrutar de un medio ambiente sano, así como el deber y la obligación de conservar y cuidar la sustentabilidad del entorno ambiental, expuso el presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México, Jorge Olvera García.

En el “Día mundial del medio ambiente”, el ombudsperson exhortó a concientizarse de sus acciones para evitar que la contaminación aumente, ya que es deber de todos restaurar el equilibrio ecológico, para tener las condiciones adecuadas para el desarrollo, salud y bienestar de cada persona.

Por su parte, el promotor en derechos humanos de la Secretaría Ejecutiva de la Codhem, Carlos Esteban Ortega Vargas, detalló que el derecho a un medio ambiente sano, se violenta cuando las autoridades locales o estatales no realizan acciones para contribuir a garantizar dicha prerrogativa.

Sobre las acciones que realiza la Codhem para fomentar el respeto a ese derecho y cuidado de la naturaleza, Ortega Vargas recordó que se cuenta con un contenedor de una empresa especializada para la recolección de medicamento caduco, a fin de que no se tire a la basura ni llegue al “mercado negro”, donde puede adquirirse a precio menor, pero con UN grave riesgo para quien lo consuma.

También se tiene un contenedor para pilas alcalinas, para entregarlas a una empresa para su disposición final adecuada, al considerar que contienen sustancias como cadmio, plomo y otras, que dañan no sólo al medio ambiente, sino también a la salud de las personas, ya que una pila puede contaminar hasta 5 mil litros de agua y posteriormente ser utilizada para consumo humano, incrementando los riesgos de contraer anemia, cáncer, lesiones pulmonares y disfunciones renales y hepáticas.

El servidor público hizo algunas sugerencias para contribuir a conservar el medio ambiente en óptimas condiciones como reutilizar las hojas de papel en oficinas, evitar el consumo de agua embotellada, cerrar el grifo de agua cuando se cepillen los dientes, ya que permite ahorrar casi cuatro litros del vital líquido; y acortar las duchas, pues por cada minuto menos se ahorran hasta 20 litros.