El representante de los empresarios en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), Moisés Kalach, señaló que la representación mexicana no se ha levantando de la mesa del proceso, y que está preparada por si se abre una ventana de oportunidad para llegar a un acuerdo.

Tras un encuentro con la Cámara Española de Comercio, el empresario indicó que están duplicando esfuerzos para que los actores privados y públicos en Washington tenga claro que siguen negociando y lo hacen de forma responsable, señaló Notimex.

“No estamos abandonando las pláticas, la parte modernizadora del tratado es muy interesante para todos y creemos que eso también suba el costo de salida, pero también el incentivo de poder llegar a un acuerdo”.

Por lo que, destacó, no quieren darle motivos al gobierno de Estados Unidos para que no se modernice el TLCAN, pero se trata de un proceso complejo.

Kalach comentó que se puede llegar a un acuerdo pronto o de manera lenta, pero lo importante es que se llegue al correcto, sin importar que tan difícil sea el camino.

Y es que, expuso, el tiempo para llegar a un acuerdo dependerá de la flexibilidad del gobierno estadounidense, por lo que hay que estar preparados por si se abre una ventana de oportunidad.

“Los calendarios no se acaban, el calendario de la negociación sigue, no tiene ninguna limitante legal, la única limitante podría ser la renovación del TPA, que eso es el 1 de julio, que es la facultad para que esta administración siga negociando, pero es un tema interno del Congreso del vecino país”, explicó.

En este sentido, el representante empresarial detalló que si el Congreso estadounidense actualiza el Trade Promotion Authorization (TPA), podrán negociar sin ningún problema.

“Sabemos que ya se inició el proceso para actualizar el TPA y no creo que sea una fecha fatal, el Congreso de Estados Unidos podría en su momento cambiarle las reglas a la administración y decirle los rasgos en que puede negociar, ese sí es un tema importante”, aclaró.

Respecto al proceso electoral y el cambio de administración en México, Kalach dijo que el 1 de julio no es una fecha fatal, ya que los empresarios son institucionales.

Aseguró que hay un gobierno que sale en diciembre y el que entra seguirá con la responsabilidad de las negociaciones internacionales con todos los países y sin duda con la relación comercial con Estados Unidos. “También hemos dicho que en el momento que haya un presidente electo y su equipo de transición seremos institucionales y trabajaremos con quien haya que trabajar”, agregó.