Padres de familia de Oaxaca condenaron enérgicamente el paro convocado por integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y dejaron en claro que el futuro de sus hijos no es negociable.

La presidenta del Consejo Estatal de Participación Social en la Educación (CEPSE) de Oaxaca, Luisa García Cruz, llamó a las autoridades para que se les tome en cuenta a los padres en los encuentros que sostengan el gobierno estatal y la CNTE.

“El presente y futuro de nuestros hijos no es negociable”, señaló en conferencia de prensa, donde también exhortó a los candidatos y candidatas a puestos de elección popular en el país a pronunciarse respecto a una agenda por la calidad de la educación.

En ningún contexto o coyuntura, ni siquiera en coyunturas electorales, debe limitarse el derecho humano al acceso a servicios educativos”, enfatizó García Cruz.

Cada quien puede defender sus derechos pero nosotros pedimos el correcto cumplimiento de la Ley y de la Constitución y que no se olviden que por encima de todo están los derechos de las niñas y niños de México.

Finalmente, García Cruz solicitó el correcto cumplimiento de la ley y de la Constitución y no olvidar que por encima de todo están los derechos de las niñas y niños de México.

“La educación es fundamental para la felicidad social, es el principio en el que descansan la libertad y el engrandecimiento de los pueblos”, recordó al citar a Benito Juárez.

A su vez, David López, miembro del consejo y maestro que ha pasado dos evaluaciones de desempeño y promoción, externó la profunda tristeza por el estado de la educación que vive Oaxaca.

Resaltó que su trabajo no ha sido amenazado por la autoridad educativa, sino por la Coordinadora, y existe miedo dentro de las bases magisteriales. “La movilización obedece a ese miedo, manda más la política del sindicato que la autoridad educativa”, aseguró.