El candidato priista al gobierno capitalino, Mikel Arriola, afirmó que el eje principal de su campaña y de su gobierno será siempre la familia, por lo que se comprometió a devolverles la seguridad, el servicio de agua constante, así como a acabar con el tráfico en la ciudad.

Ante madres y padres de familia de escuelas secundarias técnicas, les garantizó que de ganar la elección del 1 de julio, en materia de seguridad, se capacitará a la policía y se aumentarán los sueldos.

Además de que de la mano de la tecnología, con un millón de cámaras en la capital, los ciudadanos podrán salir a caminar a las calles y en lugar de tener miedo a los delincuentes, ellos temerán al gobierno.

Para el abastecimiento de agua, afirmó, es necesario acabar con el problema de fondo reparando 12 mil kilómetros de tuberías y así recuperar 40 por ciento del líquido que se fuga por la falta de infraestructura hidráulica.

En cuanto a la movilidad, urgió a la construcción de 100 kilómetros de Metro, tres trenes suburbanos y un circuito exterior para sacar el tráfico pesado de la ciudad, que además contamina 30 por ciento el aire del ambiente.

En la delegación Tlalpan, Arriola Peñalosa escuchó las peticiones de los padres de familia, quienes en su mayoría manifestaron su preocupación por la inseguridad afuera de las escuelas y los problemas de adicciones y alcoholismo.

Ante ello, el aspirante del Partido Revolucionario Institucional (PRI) ofreció la recuperación de espacios culturales y deportivos con el fin de alejar los vicios de los jóvenes.

Prometió además la creación del Instituto del emprendedor, que los motive a entrar al mundo de las microempresas apoyando también al crecimiento de la economía de la Ciudad de México.