José Antonio Meade, candidato de la coalición Todos por México, advirtió que el 1 de julio van a conjurar a demonios y domesticar tigres con votos, al afirmar que “no nos intimidan las amenazas”, porque las elecciones se ganan con sufragios.

“Nos han amenazado con echarnos encima a tigres, nos han amenazado con echarnos encima diablos, y desde aquí les decimos que vamos a conjurar esos diablos y a domesticar a esos tigres con votos el primero de julio”, sostuvo.

Arropado por miles de simpatizantes en su cierre de campaña en Kanasín, Yucatán, Meade Kuribreña aseguró que a quien habla de división se le gana con unidad.

El candidato presidencial de los partidos Revolucionario Institucional (PRI), Verde Ecologista de México (PVEM) y Nueva Alianza, agregó que ”vamos a salir de esta elección victoriosos y más unidas. Frente a quien nos quiera dividir, la mejor receta es el entusiasmo y es la unidad”.

También llamó a sus simpatizantes a salir a convencer cada uno a 10 personas más que se reflejarán el 1 de julio y pidió apoyar a Mauricio Sahuí, candidato a la gubernatura de Yucatán.

Reiteró que de ganar la elección del 1 de julio, va a terminar con la pobreza en la primera infancia, los hospitales estarán equipados al 100 por ciento y nunca faltarán medicinas, las escuelas serán de tiempo completo, los jóvenes terminarán la preparatoria y tendrán un espacio de educación superior.

Asimismo, señaló que en esta elección se va a definir el México que se quiere y el lunes habrán de festejar lo que se vote el domingo.

“Un México de unidad, de salud, seguro que ponga a los jóvenes por delante y que respete a sus mujeres”, agregó.

Aseveró que además en esta elección y en esta campaña han visto la diferencia entre la vocación de servicio y quienes piensan que lo merecen todo, sólo por haber caminado, sin haber trabajado.

Advirtió que se ganan las elecciones trabajando por los votos, por lo que el mejor día de esta campaña será el 1 de julio.

“Vamos a consolidar lo que está bien, vamos a corregir lo que está mal, vamos a honrar el legado recibido, reconciliarlo y reconstruir un mejor futuro”, ofreció.

Además, sostuvo que va abanderar el único cambio que asegura el futuro que merece México: un cambio con rumbo y con certidumbre.