El secretario de Agricultura, Baltazar Hinojosa, anunció encuentros con autoridades del gobierno chino, con el propósito de ampliar en comercio bilateral en la materia.

Reveló que en el plazo de unos 15 días asistirá una delegación china a México, a la que se ofrecerá en primera instancia maíz y sorgo y “aunque seamos deficitarios en sorgo, no importa, si Estados Unidos se pelea con los chinos y no quiere en un momento dado venderles, nosotros podemos venderles”.

Dejó en claro que aunque de las nueve millones de toneladas de sorgo que consume México, tres millones son importadas de Estados Unidos, “lo peor que puede pasar es que lo importemos de Estados Unidos y se los vendamos a los chinos, porque hay que adecuarse al mercado”.

En esta política de sustitución de destinos para la exportación, México se está diversificando y “China es un mercado que no te lo vas a acabar”, manifestó.

El titular de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Recursos Naturales, Pesca y Alimentación (Sagarpa) indicó que también está el interés de ampliar el comercio con China a más productos cárnicos y mariscos, entre otros productos.

Asimismo, habrá que apoyar a los productores nacionales a que consigan los protocolos para exportar a otros mercados. “El mercado es mundial”, subrayó.

Estimó que el sector agroalimentario en el país espera generar alrededor de 35 mil millones de dólares en divisas para este 2018, lo que superará los ingresos por exportación de petróleo, turismo y remesas.

Por ello, insistió, “a este sector hay que cuidarlo. Debe ser un sector que debe estar muy vigilado y muy blindado en su momento”.

Entrevistado después de inaugurar la Exporestaurantes en el World Trade Center de la Ciudad de México, el funcionario federal aseguró entonces que todas las políticas públicas y mecanismos de financiamiento deben enfocarse en generar cada vez más riqueza.

Recordó que en estos momentos, México exporta 20 por ciento más de lo que se importa de alimentos, es decir, “somos superavitarios en la balanza comercial, un ritmo muy positivo, pese a la incertidumbre por la modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN)”.

Reconoció la influencia de la reforma financiera que ha permitido que se inyecte una cantidad importante de recursos en apoyo a los productores, y como consecuencia, ha propiciado un aumento de la producción nacional.

Respecto a los aranceles impuestos a agroalimentos de Estados Unidos, dijo que están atentos, pero donde algún sector se puede ver afectado como en el caso del cerdo, los importadores ya voltean a otros mercados.