La Universidad Autónoma del Estado de México tiene el objetivo de reducir radicalmente la generación de residuos sólidos en todos sus espacios, aseveró el director de Protección al Ambiente de esta casa de estudios, Raúl Vera Noguez.

En algunos organismos universitarios, indicó, la meta es no generar residuos, a partir del reúso o reciclaje. “Tenemos como meta no depositar papel y envases de PET en los contenedores de basura y darles un uso más amigable con el medio ambiente”.

Subrayó que todos los organismos de la máxima casa de estudios mexiquense están inmersos en este programa. “El propósito es que todos lo hagan de manera eficiente y reducir al mínimo la emisión de residuos sólidos”.

Normalmente, afirmó, llamamos basura a los residuos sólidos; sin embargo, no lo son hasta que se mezclan, es decir, si tenemos papel, plástico o metal por separado, se trata de residuos que se pueden reusar o reciclar. Una vez que los mezclamos, se convierten en basura y su destino son los rellenos sanitarios o peor aún, tiraderos a cielo abierto.

Otro reto, sostuvo, son los desechos orgánicos, ya que al mezclarlos con otros residuos se dificulta su separación. “En este caso tenemos un proyecto de compostas en varios espacios universitarios, para utilizarlos en áreas verdes y que sean útiles en el cuidado de plantas y jardines”.

Cabe destacar que este programa se complementa con la Campaña de Acopio de Residuos Electrónicos que realiza anualmente la Dirección de Protección al Ambiente.

Destacó que todas las instituciones públicas y privadas del país deben estar conscientes del cuidado del planeta. “No somos dueños de él, lo tenemos prestado, tenemos que garantizar a las generaciones futuras que estará en condiciones óptimas”.

Raúl Vera Noguez aseguró que como referente social, la máxima casa de estudios mexiquense debe estar a la vanguardia en este tipo de temas y ser ejemplo para la ciudadanía y otras instituciones.