HR Ratings evaluará el impacto que las políticas del gobierno entrante que presidirá Andrés Manuel López Obrador pudieran tener sobre las calificaciones de México, una vez que se cuente con mayor claridad sobre las mismas.

La agencia mexicana refirió que la última acción que realizó sobre la calificación asignada a México fue el 10 de agosto de 2017, donde se ratificaron las calificaciones de largo plazo de HR A- (G) y de corto plazo de HR2 (G) con perspectiva “Estable”.

Consideró que las elecciones mexicanas de 2018 muestran un claro mandato para el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), partido que abanderó a López Obrador, pero será un reto mantener finanzas públicas sanas y aumentar el gasto social y de inversión; en un entorno de cambios en la estructura partidista.

En un análisis refirió que a tres días de las elecciones federales en México, el pasado 1 de julio, López Obrador ha sido elegido presidente de México por un muy amplio margen, con aproximadamente 54 por ciento del voto.

Los resultados preliminares también indican que el partido Morena, junto con sus aliados electorales en otros partidos, probablemente obtendrá una mayoría absoluta en la Cámara de Diputados y suponemos que también terminarían con una mayoría en el Senado.

Sin embargo, la cantidad de información disponible por parte del próximo equipo del gobierno entrante es limitada, y si bien existieron planteamientos durante el periodo de campañas electorales, se deberá de observar la forma en que dichos planteamientos se transforman en propuestas concretas en el nuevo gobierno.

Debido a ello, HR Ratings consideró que existe incertidumbre en cuanto a la posible evolución de la política fiscal, lo cual podría afectar a la economía mexicana.

La calificadora de riesgo crediticio informó que estará atenta a eventos futuros y cómo estos aumentan o reducen esta incertidumbre.

Anunció que en el corto plazo estará especialmente atenta a la elaboración del presupuesto de 2019 y la participación que Morena podría tener en esto por medio de su equipo de transición, o por su mayoría en el Congreso, en especial en la Cámara de Diputados, la cual determina la Ley de Egresos.

Además, a la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México; el futuro de la reforma energética y las relaciones entre López Obrador y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, así como a las negociones sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).