A partir de este viernes 6 de julio, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) inicia los programas 30 Delta y Rampa en carreteras, terminales de autobuses, aeropuertos, servicio ferroviario y marítimo, con un despliegue de 229 médicos, a través de 82 módulos y 22 unidades móviles, a fin de garantizar la seguridad de los paseantes que utilizarán los diversos modos de transporte.

Dichos programas, que estarán vigentes durante 45 días, tienen el propósito de examinar médicamente a operadores, conductores y personal que labora en los servicios de transporte en sus diversas modalidades, y con ello prever incidentes para que los viajeros lleguen con bien a sus destinos, particularmente en estas fechas en que se incrementa la demanda de usuarios.

La Dirección General de Protección y Medicina Preventiva en el Transporte (DGPyMPT) de la SCT será la encargada de llevar cabo ambos eventos, que estarán vigentes hasta el 19 de agosto de este año.

Del total de médicos -229- que se habrán de desplegar, 136 será en módulos fijos ubicados en terminales de autobuses; 15 en terminales aeroportuarias; seis en ferroviarias, y tres en terminales marítimas. Respecto a la totalidad de módulos (82), 45 se ubicarán en las carreteras; 28 en terminales de autobuses; seis en recintos aeroportuarios; dos en ferroviarios y uno en terminales marítimas.

Para la implementación de los programas 30 Delta y Rampa la participación médica es fundamental con la aplicación de exámenes médico-toxicológicos a conductores, operadores o personal de apoyo que prestan sus servicios en el autotransporte de carga o pasaje, la aviación (pilotos, sobrecargos y personal de tierra), en el servicio ferroviario y el marítimo.

El objetivo es evitar incidentes relacionados con la ingesta de alcohol, enervantes, indisposición por cansancio o padecimientos que afecten el estado de alerta. Este tipo de valoraciones las realiza el personal médico con una duración promedio de 10 minutos.

Estos consisten en una inspección general, interrogatorio intencionado, valoración de signos vitales, reflejos osteotendinosos y oculares, coordinación psicomotriz, valoración de signos de cansancio, detección de ingesta de bebidas alcohólicas, aplicación de exámenes complementarios y examen toxicológico.

Para el caso del programa 30 Delta, que se aplica en carreteras y autopistas del país, se cuenta con el apoyo de la Policía Federal.