La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) recordó que desde el pasado 6 de julio puso en vigor los programas 30 Delta y Rampa, a fin de practicar exámenes médicos rápidos a conductores, operadores y personal de tierra en los diversos modos de transporte.

Como parte de las medidas de prevención durante el periodo vacacional, 229 médicos instalados en 82 módulos y 22 unidades móviles se mantendrán hasta el 19 de agosto en carreteras, terminales de autobuses, aeroportuarias, ferroviarias y marítimas, para prevenir accidentes por las diversas vialidades del país.

“Esto tiene por finalidad valorar sus condiciones físico-psicológicas y que no ponga en riesgo a los pasajeros, nacionales y extranjeros, que visitan los diversos destinos turísticos de México”, dijo la dependencia federal en un comunicado.

Mencionó que es fundamental la aplicación de exámenes médico-toxicológicos a conductores de transporte federal -de carga o pasaje-, a pilotos y sobrecargos, así como a operadores en el servicio ferroviario y marítimo, para prever accidentes relacionados con la ingesta de alcohol, enervantes o cansancio.

Dijo que estas valoraciones las realiza el personal médico en un promedio de 10 minutos y consisten en una inspección general, interrogatorio, valoración de signos vitales, reflejos, coordinación psicomotriz, detección de ingesta de bebidas alcohólicas y aplicación de exámenes complementarios como el toxicológico.

Durante los 45 días que estarán en vigencia los programas 30 Delta y Rampa darán servicio 69 módulos médicos en carreteras, 136 en terminales de autobuses, 15 en zonas aeroportuarias, seis en terminales ferroviarias y tres marítimas.

Además de que estarán disponibles 45 módulos fijos para exámenes médicos en carreteras, 28 en terminales de autobuses, seis en aeropuertos, dos en zonas ferroviarias y uno en terminales marítimas; mientras que en carreteras se cuenta con el apoyo de la Policía Federal.