El presidente nacional del PRI, René Juárez Cisneros, expuso que en la etapa de reflexión y análisis en la que se encuentra el partido tras los resultados de las elecciones del 1 de julio, la unidad y la cohesión serán fundamentales para la redefinición del instituto político.

Luego de subrayar que ya concluyó la fase del acompañamiento de algunos candidatos, indicó que ahora el Partido Revolucionario Institucional (PRI) está en la etapa de la reflexión y del análisis, “de la discusión de ideas, de los cómos, hacia dónde, para luego entrar a un periodo de redefinición de la nueva dirigencia hacia el futuro”.

Aseguró que el partido tiene que reflexionar, reconstruirse y renacer como una opción política, responsable y fría que abandere causas, mediante una condición fundamental que es la unidad y la cohesión de sus militantes.

“La unidad es fundamental, si no hay cohesión, si no hay unidad sólida sustentada en las condiciones, en anteponer el interés del partido y de la nación, si no hay eso, no hay destino”, sostuvo.

En entrevista en La Red de Radio Red, Juárez Cisneros expuso que la reflexión y las acciones hacia adelante deben ser del tamaño del rechazo ciudadano.

Si somos capaces de acomodarnos a una nueva realidad, de entender que hoy se requieren nuevas formas o prácticas donde la soberbia no tiene cabida, “seremos un factor, como lo hemos sido, de gobernabilidad y de estabilidad, una oposición responsable y constructiva”, resaltó.

El dirigente nacional del PRI dijo que analizan la creación de una comisión consultiva nacional de la reflexión, para la reconstrucción y refundación del partido para tener una clara visión de las metas y futuro a perseguir.

Eso lo tenemos que replicar en los estados y tendrán que ser comisiones muy amplias, donde no haya criterios de superioridad, sino de coordinación para darle orden a la discusión profunda, con una enorme claridad de que lo que primero que hay que cuidar es al partido.

Ello se tendrá que hacer con serenidad y con prudencia, con decisiones a la altura del reto y el desafío, para hacer las cosas correctamente, apuntó el líder tricolor.

Refirió que luego de la entrega de la constancia al ganador de la Presidencia de la República, la dirigencia nacional del PRI tiene 60 días para convocar al Consejo Político, quien a su vez ratifica a la dirigencia o nombra otra que habrá de concluir este periodo que termina en agosto del próximo año.

“Yo ahorita estoy tratando de cumplir con lo mío, que es mantener unido al partido y es definir el rumbo y hacia dónde tenemos que caminar, y en eso estoy”, puntualizó.