Uno de los 65 estadounidenses que viajaban en el avión de Aeroméxico accidentado el martes al despegar en México, sin dejar víctimas, demandó en las últimas horas a la aerolínea.

La firma de abogados Corboy & Demetrio, con experiencia en este tipo de casos, presentó la demanda ante una corte de Chicago en nombre de Néstor Martínez, un profesor de 43 años residente de Northlake, ubicada a 20 kilómetros de aquella ciudad.

El accidente ocurrió cuando la aeronave intentaba salir del aeropuerto internacional Guadalupe Victoria de Durango con destino a la Ciudad de México con 103 personas a bordo “en medio de una fuerte tormenta que incluyó viento severo, lluvia y granizo”, indicó el bufete en un comunicado.

“Se puede despegar un avión con mal tiempo pero hay que hacerlo bien. Ese es un aspecto que vamos a analizar”, indicó Thomas Demetrio, uno de los cuatro abogados a cargo del caso.

Asimismo, Robert Bingle, otro de los juristas, informó que “la firma comenzará su investigación sobre qué papel tuvo el estado del tiempo en el accidente”.

Los abogados señalaron que aunque las condiciones meteorológicas con frecuencia son un factor en accidentes de avión, no necesariamente son la causa.

Con frecuencia, indicaron, el asunto es cómo la aerolínea monitorea antes el tiempo y toma las previsiones necesarias para despegues y aterrizajes.

A bordo del avión viajaban, además de los estadounidenses -algunos de origen mexiano-, ciudadanos mexicanos, un español y una colombiana.

Aunque las causas del accidente están bajo investigación, el gobernador de Durango, José Rosas Aispuro, afirmó que se presume que el avión se desestabilizó en el despegue por fuertes ráfagas de viento.

Fuente: Agencias