En lo que va del año 2018, se han robado 358 mil barriles de gasolina diesel y turbosina en la Ciudad de México, lo que significa la pérdida del 3 por ciento de combustible distribuido por los ductos de la capital, informó el jefe de Gobierno, José Ramón Amieva.

En conferencia de prensa, el mandatario local indicó que ayer se reunió con autoridades de Pemex y acordaron realizar acciones conjuntas como reforzar la vigilancia en gasolineras, monitorear ductos y verificar pipas para frenar el robo de combustible.

Explicó que tan solo en el primer semestre del año ya se superó por 4 por ciento a los 344 mil barriles que se robaron durante todo el 2017.

“La problemática en la Ciudad de México no es muy significativa en cuanto al porcentaje, del 100 por ciento de combustible que circula en la cuidad, el robo representa un tres por ciento”, aseguró Amieva.

“Obviamente son números importantes pero creo que es un mensaje que tenemos que dar en la zona centro del país, para apoyar a Pemex en este tema de la vigilancia”, afirmó.

Comentó que también hay un aumento en la detección de tomas clandestinas y dijo que Pemex atendió 91 perforaciones ilegales a ductos en 2017 y este año ya se llevan contabilizadas 81 tomas.

Fuente: Milenio