El movimiento obrero organizado en su totalidad debe profundizar en la democracia sindical, la transparencia y la rendición de cuentas, porque es una de las principales demanda de la sociedad, que se materializó con el resultado electoral del 1 de julio, pues se cansó del corporativismo sindical, afirmó Isaías González Cuevas.

En entrevista con Notimex, estableció que la clase trabajadora no será un obstáculo para los programas que lleve a cabo el gobierno que encabece a partir del 1 de diciembre, Andrés Manuel López Obrador.

Mencionó que en el mundo laboral de nuestro país, ambas partes deben sumar esfuerzos, ya que hay muchas cosas que se deben corregir para que México vuelva a ser más competitivo y se generen más fuentes de trabajo con salario digno y decoroso.

Entrevistado en su oficina ubicada en la sede nacional de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC), aclaró que los trabajadores “no dan cheque en blanco”, sino tienen demandas que deberá cumplir la futura administración de Morena en el próximo sexenio.

Aclaró que los trabajadores no serán un obstáculo para que la próxima administración lleve a cabo sus proyectos económicos y sociales, al contrario, vamos a luchar porque haya justicia social en el país y que el desarrollo económico beneficie realmente a la población y no a unos cuantos.

Una de las primeras demandas del movimiento obrero, dijo, es el de lograr un incremento salarial justo y que no ponga en riesgo a las cuatro millones de micro, pequeñas y medianas industrias, pues las grandes empresas si están en posibilidad de ofrecer ese ajuste.

Por el momento, abundó, no se puede hablar de un salario de más de 110 pesos diarios, pues hay algunos patrones que si los pueden pagar y otros no, por eso será fundamental que nos empecemos a poner de acuerdo los factores de la producción en torno a este tema.

Consideró que el incremento a las percepciones económicas de los trabajadores debe darse de manera gradual y no poner en riesgo a las fuentes de empleo.

Indicó que una de las primeras tareas del futuro gobierno será la de actualizar a la Comisión Nacional de Salarios Mínimos y sea un organismo tripartita que responda de inmediato a los momentos por los que atraviesa el trabajador y que sus ingresos no se vean mermados por la inflación o cualquier fenómeno económico que se presente.

“Necesitamos un nuevo esquema para fijar el salario mínimo”, externó el dirigente croquista. También, continuó, se hace necesario establecer una cláusula de productividad para que el trabajador reciba incentivos económicos por aumentar la producción de una empresa.

Requerimos que las próximas autoridades del Trabajo y Previsión Social así como de Hacienda y Crédito Público, obliguen a las empresas de outsourcing o terciarias a que cumplan con lo que establece la ley, pues la mayoría de ellas no pagan a sus trabajadores Seguro Social e Infonavit, así como impuestos. “Deben cumplir con sus obligaciones fiscales y de seguridad social, por eso, es fundamental que los titulares de estas dos dependencias actúen con mano firme”.

El legislador manifestó que es fundamental la formalización del empleo en el país para que los trabajadores tengan seguridad social.

Hizo notar que en el sexenio del Presidente Enrique Peña se obtuvieron grandes logros al reducir la informalidad y al generar alrededor de cuatro millones de nuevos empleos y esperamos que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador continúe por esa ruta.

“Autoridades, trabajadores y centrales obreras deben unir esfuerzos para generar más empleos en el futuro y con salarios decorosos”, subrayó.

Manifestó que la CROC es una organización propositiva y presentará estas y otras propuestas al próximo gobierno. “Cuando estemos con Andrés Manuel López Obrador le vamos a demostrar lo que estamos haciendo actualmente en el mundo laboral, en materia de productividad, educación y capacitación.

Además, prosiguió, es necesario fortalecer la vida democrática e interna de las organizaciones sindicales y centrales obreras desde abajo y que la elección de los delegados, seccionales, estatales y hasta el Comité Ejecutivo Nacional sea transparente como lo exige la sociedad mexicana en estos momentos.

Ya no podemos, dijo, seguir en la opacidad y debemos rendir cuentas de cómo se manejan las cuotas sindicales y en que se invierten, también necesitamos transparentar los contratos colectivos de trabajo.

“Requerimos que los trabajadores de las diferentes ramas productivas participen junto con sus dirigencias en la revisión de los contratos colectivos de trabajo, con el objetivo de enriquecerlos con la opinión de las bases y poder alcanzar mejores salarios y prestaciones sociales”, señaló González Cuevas.

Uno de los grandes pendientes que se quedó en el Senado de la República, admitió, fue la ley secundaria en materia de justicia laboral y que deberá ser discutida y aprobada en su momento por la próxima legislatura.

Dentro del sector educativo, añadió, debemos pugnar por que continúe la certificación de los estudios de capacitación que reciben los trabajadores, por parte de las autoridades, ya que es un elemento fundamental para su desarrollo personal y laboral.

El fortalecimiento del Seguro Social como del Infonavit, tienen que continuar ya que actualmente sus finanzas operan correctamente y se debe seguir por ese camino para ofrecer mejor atención médica a los derechohabientes así como vivienda para los trabajadores afiliados al instituto de la vivienda, expresó.

Consideró que en el presupuesto 2019 se tiene que buscar un mecanismo para apoyar a aquellos obreros que reciben bajos salarios y no alcanzan el puntaje para adquirir una casa. “Se tiene que apoyar a los asalariados de bajos ingresos”, insistió. Adelantó que los legisladores van a presentar en la próxima legislatura una iniciativa en este sentido.

“Tenemos otras demandas como es la reducción de la jornada laboral de 48 horas a 42 horas, con el fin de generar más fuentes de empleo y al mismo tiempo el trabajador este más tiempo con su familia y poder recuperarse”.

Considera que un reto que no debe pasarse por alto es el de revisar el sistema de las AFORES porque ya se agotó y hay que buscar otros mecanismos para que los trabajadores tengan mayores beneficios al momento de jubilarse.

“Podríamos regresar a la Ley del 97 en donde se establezca de nueva cuenta una pensión fija o en su caso pensar en una Afore Pública como la del ISSSTE en donde los beneficios llegan directamente a sus integrantes”, subrayó.

El Gobierno de López Obrador deberá abordar con seriedad este tema, ya que el actual sistema ya no funciona y los trabajadores que empezaran a jubilarse en 2021 recibirán una pensión de apenas del 30 por ciento del salario que percibirán ese año.

Advirtió que con el ahorro voluntario en las Afores no va a resolver la crisis que se vendrá en el sistema de pensiones, por eso, es fundamental empezar a analizar propuestas viables que beneficien a los trabajadores que se van a retirar en el futuro.

En cuanta a la relación que tendrá la CROC con la próxima administración, afirmó, que será institucional y de respeto, siempre defendiendo los intereses de la clase trabajadora.

“Una relación basada en el derecho y de acuerdo a lo que establece el Artículo 123 Constitucional, a lo que señala la ley Federal del Trabajo y los convenios suscritos por nuestro país con la Organización Internacional del Trabajo”.

Por Adolfo Sánchez Venegas – Notiemex