El Gobierno de la República impulsa políticas públicas que impulsan la inclusión para abrir paso a una sociedad más igualitaria.

En México la población indígena asciende a más de 12 millones de personas que constituye el 10.1% de la población total y por eso no puede haber desarrollo ni futuro sin la incorporación de los pueblos originarios.

La preservación de nuestra cultura depende de acciones efectivas para elevar su condición de vida y garantizar sus derechos. La Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) ha realizado a lo largo de esta administración 9,000 obras de agua potable, drenaje, electrificación y comunicación, en beneficio de 4.1 millones de personas en comunidades indígenas en 27 estados.

Por su parte, Sedesol, a través del Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías (Fonart), ha invertido 547 millones de pesos durante esta administración para promover el talento y la creatividad de 150,000 artesanos indígenas, de los cuales 70% son mujeres que han hecho del arte popular una forma de preservar sus tradiciones y contar con una fuente de ingreso.

Se han logrado grandes resultados, entre 2012 y 2016:

  • 266,000 mexicanos pertenecientes a pueblos indígenas salieron de la pobreza extrema
  • 1 millón dejó la carencia por acceso a servicios de salud
  • 250,000 superaron el rezago educativo.
  • 410,000 dejaron atrás la carencia por acceso a la alimentación
  • 300,000 superaron la falta de seguridad social
  • 428,000 ahora cuentan con una vivienda
  • 320,000 cuentan ahora con servicios básicos en su hogar

La inclusión de todos los mexicanos es lo que forma un país diverso, plural, dinámico e igualitario. Seguiremos trabajando en favor de un México Incluyente.