Tras 20 años de militancia, el senador Francisco Búrquez Valenzuela renunció al Partido Acción Nacional (PAN), aunque aclaró que seguirá en la política, presionando desde una organización ciudadana, para que haya cambios de fondo y se le dé el poder al ciudadano.

En conferencia en el Senado de la República, señaló que el PAN se ha convertido en un partido cerrado a los ciudadanos, y el padrón de militantes que originalmente era de ciudadanos se convirtió en un padrón controlado por “cúpulas mafiosas”, que son las que toman las decisiones.

Aclaró que su renuncia no se debe a una coyuntura, sino a las decisiones que han tomado en el PAN, por problemas que también tienen otros partidos en diferentes grados. Aunque dijo que el deterioro del partido no es causa de quienes lo dirigen, sino cerrarlo a los ciudadanos.

Búrquez Valenzuela señaló que el PAN es un partido de políticos, cuando sus fundamentos era ser un partido de ciudadanos, y que hoy se está jugando su supervivencia.

“No creo en los partidos políticos creo en los ciudadanos”, por eso recalcó que se dedicará a una causa ciudadana, a través de una organización.

Todas las organizaciones creadas en el siglo pasado están siendo cuestionadas, y todas ellas significan un traspaso de poder de decisiones de las cúpulas, de las élites, hacia la base; hacia los ciudadanos, si se trata de política; hacia las audiencias, en el caso de medios de comunicación.

Pensar que las élites formarán a las organizaciones del futuro es quedarse en el pasado, argumentó el legislador panista.

 

Fuente: NTX