Con el acuerdo de libre comercio alcanzado con Estados Unidos se tendrán “efectos colaterales” en varias industrias de México, sobre todo en la automotriz con la regla de origen, anunciada recientemente, afirmó el director general de la Asociación Nacional de Importadores y Exportadores (ANIERM), Enrique Zavala Gallegos.

Señaló que ambos países aceptaron que los vehículos ensamblados en la región deberán tener 75 por ciento de componentes hechos en las naciones del tratado y el 25 por ciento restante puede ser de cualquier otra parte del mundo.

Además, Estados Unidos y México establecieron que 40 por ciento de los autos ligeros y 45 por ciento de las Pick ups deben contener componentes producidos por empleados que reciban un salario igual o mayor a 16 dólares la hora.

Zavala Gallegos aclaró que si bien Estados Unidos cumple con ese último requisito, México no lo hace, porque el salario promedio es de 3.5 dólares.

Aunado a ello, el también vicepresidente Ejecutivo de la Anierm dijo que la medida también podría traer un incremento en los costos de producción y obligará a algunas líneas de fabricación migrar al país vecino del norte.

“Sí vamos a ver efectos colaterales, pero era mejor tener esto a no tener un tratado”, manifestó al participar en la conferencia “Un nuevo TLCAN, revolución comercial del Siglo XXI”, realizada por la Escuela Bancaria y Comercial (EBC).

Fuente: NTX