El sistema nacional de elecciones que tuvo su origen en la reforma electoral de 2014 superó con éxito su primera elección presidencial, afirmó el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova Vianello.

En el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) dijo que el éxito de la elección de 2018 reside en la evolución de las normas que enmarcan el sistema electoral mexicano y la experiencia acumulada por las autoridades electorales.

“Las elecciones federales de 2015 y locales de los años subsecuentes fueron el marco en el que se pusieron a prueba las normas electorales y las capacidades de la autoridad electoral, un aprendizaje valioso de cara al proceso electoral de 2018”, refirió.

Las elecciones del pasado 1 de julio son resultado de una evolución del sistema electoral que se encuentra sobrecargado de supuestos y funciones lo cual, en ocasiones, en vez de abonar a la certeza vuelve complicada su comprensión a la ciudadanía, planteó en un comunicado del INE.

Córdova Vianello destacó que en 2018 la logística electoral fue un reto superado, pues organizar una elección e instalar más de 156 mil casillas en el contexto de rispidez política y violencia en el que se desarrollaron las elecciones fue posible gracias a la ciudadanía.

“Preveíamos que no iba a ser sencillo convocar a las y los ciudadanos a participar, y nuestra sorpresa mayúscula fue que las y los ciudadanos se apropiaron de la elección”, enfatizó.

Desde los primeros 30 días de la capacitación teníamos a más del doble de los ciudadanos que necesitábamos y que estaban dispuestos a operar las casillas. Los grandes héroes de la elección fueron las y los ciudadanos, añadió.

El consejero presiente hizo hincapié en que la violencia que se vive en el país no tiene su origen en el ámbito electoral, “la violencia estaba ahí antes de las elecciones, la violencia no la provocaron las elecciones, más bien las elecciones se desarrollaron en un contexto de violencia”.

Al hablar sobre los avances más notorios del pasado proceso electoral, Lorenzo Córdova destacó la civilidad de los candidatos a la Presidencia de la República, quienes reconocieron el mismo día que las tendencias de votación no les favorecían.

“En 2018 aprendimos que el voto ya no sirve únicamente para designar a los representantes, sino que se convirtió en un instrumento para que la ciudadanía, cada vez más informada, exija o sancione a las y los gobernantes. El voto libre y no el dinero público o privado es el que define el resultado de la contienda electoral”, puntualizó.