El Banco Mundial dio a conocer hoy el estudio ¿Qué impacto tiene el Programa Escuelas de Tiempo Completo en los estudiantes de educación básica?, en el que evidencia los efectos positivos que ha tenido este programa sobre los aprendizajes de los estudiantes de las escuelas primarias y la reducción del rezago escolar.

Asimismo, muestra que los impactos del programa se mantienen a través del tiempo y sus beneficios son mayores en los alumnos de escuelas ubicadas en localidades de mayor vulnerabilidad social y de alta marginalidad.

El Programa Escuelas de Tiempo Completo (PETC) constituye una de las más importantes acciones de la Reforma Educativa en la presente administración. El número de escuelas cuya jornada escolar se amplía a 6 y 8 horas pasó de 6 mil 708 en el ciclo 2012-2013 a 25 mil 134 escuelas en el ciclo escolar 2017-2018, en beneficio de 3.6 millones de alumnos.

En poco más de 19 mil planteles –casi 70% en localidades indígenas o rurales- el programa incluye la entrega de apoyos alimenticios del DIF o proporcionados por la propia escuela.

Los resultados encontrados por el Banco Mundial muestran que el Programa de Escuelas de Tiempo Completo contribuye a reducir la proporción de los estudiantes en el nivel más bajo de desempeño en las pruebas de aprendizaje, tanto en Matemáticas como en Lenguaje y Comunicación.

Durante el periodo de estudio, las mediciones registraron una reducción de 9.5% en la proporción de estudiantes con más bajo desempeño, ubicados en el nivel 1 de Matemáticas; y de 4.8% en el nivel 1 de Lenguaje y Comunicación. A su vez, la proporción de estudiantes en el nivel 4, el de más alto desempeño, se incrementó: en Matemáticas fue de 10.8% y de 8.8% en Lenguaje y Comunicación. Adicionalmente, en las escuelas donde operó el programa se observó una disminución de 8.8% en la proporción de estudiantes en rezago escolar grave.

Otro hallazgo relevante de la investigación valida la decisión de priorizar la implementación del programa en escuelas ubicadas en contextos de alta marginación social, ya que los resultados revelan que es precisamente en estas escuelas donde se observa el mayor impacto en los aprendizajes y en la disminución del rezago escolar grave.

El estudio señala que “desde el punto de vista de la agenda de política pública, el PETC parece ser un programa con mucho potencial para contribuir a abordar el problema de la alta desigualdad del ingreso en México”, en virtud de que reduce las desigualdades en el aprendizaje y tiene un impacto mayor en los estudiantes con mayor rezago.

Concluye que “mirando al futuro, los esfuerzos de política educativa deberían enfocarse en consolidar los elementos del PETC que tienen mayor potencial para generar impactos positivos en los estudiantes y sus familias. Asimismo, sería importante expandir el programa en forma estratégica, tal vez focalizando más esfuerzos en identificar a los niños con mayores rezagos y diseñando intervenciones pedagógicas focalizadas para aplicar durante el tiempo de instrucción adicional para asegurarse que todos los estudiantes logren alcanzar un nivel mínimo de aprendizajes”.