El Banco de México (Banxico) destacó que los acuerdos entre el presidente electo Andrés Manuel López Obrador y gobernadores de estados del norte del país, para aumentar el salario mínimo y reducir las tasas del IVA e ISR, pueden inducir a la inversión en la región.

El director general de Investigación Económica del Banxico, Daniel Chiquiar Cikurel, aclaró que por ahora es “ambiguo” el efecto de estas medidas acordadas la víspera, que consisten en subir al doble el salario mínimo y reducir el Impuesto al Valor Agregado (IVA) en una franja de 30 kilómetros en 8.0 por ciento y bajar el Impuesto sobre la Renta (ISR) en 20 por ciento.

El funcionario precisó que aún habría que hacer un análisis más detallado para identificar el efecto de estos acuerdos sobre la actividad económica y los precios de la región norte del país, pues hay elementos que van en ambas direcciones.

Por un lado, puede inducirse mayor inversión en la región, mantenerla competitiva bajo las nuevas cláusulas que tiene el entendimiento que se tuvo con Estados Unidos en cuanto al sector automotriz, en el marco de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), y también está el impacto que puede tener un mayor salario mínimo.

“De que son medidas que pueden en un principio inducir inversión en la región, pues podría ser el caso”, resaltó durante la presentación del “Reporte sobre las economías regionales”, correspondiente a abril-junio de 2018.

Sobre los resultados del informe, Chiquiar Cikurel refirió que la actividad económica del país mostró una contracción en el segundo trimestre de 2018 respecto del primero, lo cual contrasta con la reactivación observada en los dos trimestres previos.

Esto fue resultado, en parte, de la reversión del dinamismo mostrado por la inversión a finales de 2017 y principios de 2018, especialmente en el rubro de construcción, así como de un menor dinamismo de las exportaciones, explicó.

El director general de Investigación Económica del Banxico apuntó que la pérdida de dinamismo de la actividad productiva nacional en el segundo trimestre de 2018 se reflejó en todas las regiones del país.

Se estima que en las regiones norte, centro norte y sur se haya presentado una contracción en los niveles de producción, y que en el centro se haya registrado una desaceleración, expuso.

Detalló que este desempeño se atribuye, en buena medida, a la disminución generalizada de la minería y la construcción en todo el país, con excepción de la construcción en el centro y de las manufacturas en el centro norte.

Además, al débil comportamiento del turismo en el norte y en las regiones centrales, y del comercio en el centro; y a la contracción de la producción agropecuaria en las regiones centro norte y sur.

Sobre la inflación, reportó que después de haber promediado 5.31 por ciento en el primer trimestre de 2018, la inflación general anual disminuyó a 4.55 y 4.51 por ciento en abril y mayo, respectivamente.

No obstante, en junio la inflación general anual repuntó a 4.65 por ciento, y para agosto alcanzó 4.90 por ciento, como resultado de la materialización de algunos de los riesgos al alza que se habían venido señalando, provocando incrementos importantes en la inflación no subyacente.

En específico, algunos energéticos registraron incrementos de precios mayores a los anticipados, tanto por aumentos que se habían venido acumulando en sus referencias internacionales, como por la depreciación del tipo de cambio durante la mayor parte del segundo trimestre de 2018.

La evolución de la inflación general que ha tenido lugar a nivel nacional desde inicios de 2018 se observó en todas las regiones del país.

No obstante, la región centro ha registrado mayores niveles de inflación que el resto desde finales del año pasado debido, principalmente, al impacto que tuvieron en esa región los precios de los energéticos y de algunos servicios.

Fuente: NTX