La séptima y última legislatura de la Asamblea Legislativa capitalina clausuró los trabajos de la Diputación Permanente y del segundo periodo extraordinario, que después de cuatro intentos reunió el quórum para llevarse a cabo.

El tema del desacato a la orden de un juez que mandató ratificar o no a la magistrada Margarita Espino del Castillo Barrón quedó de lado, al momento de la clausura con discursos conciliadores.

El presidente de la Comisión de Gobierno, el perredista Leonel Luna, pidió no minimizar los trabajos que realizó esta última legislatura de la Asamblea local que dará paso al primer Congreso de la Ciudad de México el próximo 17 de septiembre.

“Están equivocados quienes afirman que esta legislatura no aportó temas importantes para la ciudad; dejamos en primera instancia las leyes reglamentarias, las leyes secundarias de la Constitución de la Ciudad de México, texto Constitucional en el que participamos activamente los 66 diputados”, recordó.

En representación de Morena, el diputado Alfonso Suarez del Real afirmó que como nueva mayoría serán respetuosos y le apuestan a la reconciliación, siempre y cuando no se olvide que todas las leyes son perfectibles.

Luego de la sesión de clausura, la Diputación Permanente también pudo concluir sus trabajos con la develación de una placa a la entrada del Salón de Plenos alusiva a la última Legislatura de la Asamblea capitalina, con los nombres de los integrantes de la Comisión de Gobierno.

Fuente: NTX