Familiares de víctimas de la violencia en México advirtieron que se necesita justicia como un derecho irrenunciable, subrayaron que el perdón y la amnistía deben llegar al final, al tiempo que demandaron encontrar a sus desaparecidos entre los que están hasta policías.

En el segundo diálogo “Por la paz, la verdad y la justicia”, ante el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, familiares interrumpieron en repetidas ocasiones para contar su historia y demandar a la próxima administración federal cumplir su compromiso de garantizar el Estado de derecho, la seguridad, la justicia y el apoyo para encontrar a desaparecidos.

Ante el presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González, y la próxima secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, algunos con lágrimas y voz quebrada, pidieron saber qué ocurrió con sus hijos, dónde están.

Entre las demandas de integrantes de los colectivos que participaron está investigar con perspectiva de género y diligencia, constituir una comisión de la verdad y memoria autónoma, con recursos del erario y apoyo de organismos internacionales.

Consideraron que México necesita apoyo internacional para salir de la situación que vive y crear mesas para el diseño de mecanismos que permitan la investigación adecuada para hacer justicia a las víctimas.

En el acto realizado en el Centro Cultural Universitario Tlatelolco, demandaron realizar en el primer trimestre de 2019 un pleno de atención a víctimas para evaluar el trabajo, tener indicadores claros y establecer medidas.

Subrayaron la importancia de crear un sistema nacional de búsqueda para que de manera coordinada con instituciones responsables se investigue y establezcan protocolos para este trabajo.

Mirna Nereida, mamá de Roberto Corrales, desaparecido en 2014 y encontrado en 2017 en una fosa clandestina en Sinaloa, subrayó que la amnistía y el perdón deben venir al final y se debe poner alto a instituciones mexicanas incapaces de hacer su trabajo.

“La mayoría de ciudadanos que votaron por usted han perdido la confianza en el sistema y muchas veces la familia prefiere buscarlos por sus propios medios y se desconocen donde están miles de mexicanos”, manifestó.

Araceli León Rodríguez, mamá de Luis Ángel León, añadió que se debe voltear a ver a los policías que también están desaparecidos y se encuentran desprotegidos por las instituciones, como es el caso de su hijo en Michoacán.

Durante dos horas, los familiares interrumpían para exigir justicia y buscar a sus hijos, “ni perdón ni olvido”, justicia para secuestrados y víctimas de feminicidios.

Fuente: NTX