El jefe de gobierno de la Ciudad de México, José Ramón Amieva, exhortó a los medios de comunicación, que tienen una gran penetración, a sumarse a la campaña para prevenir el suicidio, e indicó que se considera que son más de 400 vidas las que se pueden salvar en promedio.

A unas horas del Día Mundial para la Prevención del Suicidio, añadió que su participación es fundamental si se toma en cuenta que de 100 por ciento de quienes tienen ideas suicidas, 90 por ciento no necesita siquiera usar medicamentos, sólo requiere de la ayuda de un psicólogo.

La idea es que la gente sepa que tiene opciones: Locatel, el Hospital de las Emociones, el DIF, etcétera, dijo el jefe del gobierno capitalino.

Sobre los casos en el Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro, indicó que en 2018, 31 personas se han arrojado a las vías del tren, es decir, uno por semana.

Lo importante es que por cada una de ellas se ha logrado evitar que lo hagan 1.6 personas cada semana, gracias a que han sido rescatadas, a través de un programa puesto en marcha exprofeso para ello en ese medio de transporte.

En el evento, Amieva Gálvez dijo que como parte de la campaña para evitar suicidios, pedirá a las brigadas del Instituto de la Juventud y del DIF que se trasladen a los hospitales.

“Hay muchas personas que a diario atendemos en los hospitales y que atentan contra sí mismos, que se causan daño y a sus familias. Tenemos que estar nosotros al pendientes con ese acompañamiento emocional”, afirmó.

Al encabezar el evento “La Salud Mental, un factor vital en la prevención del Suicidio”, en el Centro de Desarrollo Comunitario República Española, recordó que el gobierno de la Ciudad de México cuenta con un directorio de servicios para atender este problema de salud mental.

Hizo un llamado a los padres de familia a escuchar y atender a sus hijos: “Hay que platicar con los niños, porque muchas veces hay pequeñas señales que reflejan grandes problemas”, detalló.

Expuso que existen momentos en la vida de todo ser humano, en donde es mucha la carga emocional y sentimos que los problemas que tenemos nos rebasan, y añadió que al suicidio se le ha llamado “salida falsa”, porque no nos conduce a ningún otro camino que dañarnos a nosotros y a aquellos que nos quieren.

Precisó que en el caso de niños y jóvenes, a veces es muy fuerte la problemática que viven y además se preocupan por las familias: “Ellos también resienten la carga familiar, y basta con una plática, un abrazo y la intervención de las instancias que tienen toda la preparación psicológica y de apoyo emocional, con ir a un centro comunitario, con hacer ejercicio, con tener una actividad para que nos demos cuenta de que todo problema, no importa cuál sea, se puede superar”, indicó.

Los problemas se pueden superar, dijo Amieva Gálvez , quien dejó claro, es necesario hacer un trabajo conjunto como sociedad para superar estos conflictos.

 

Fuente: NTX