Tras señalar que su gobierno recibió una herencia de obras inconclusas, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció una reprogramación de presupuesto para su conclusión, sin embargo, aclaró que priorizará el tren Guadalajara en tanto que el interurbano México-Toluca podría quedar terminado en dos o tres años.

López Obrador resaltó que la cantidad de obras inconclusas son tantas que el presupuesto no da para finalizarlas todas este año. En ese sentido, detalló que para concluir el tren Guadalajara se requieren cuatro mil 500 millones de pesos, en tanto que para el interurbano de Toluca aún faltan alrededor de 15 mil millones.

El primer mandatario explicó en su conferencia matutina que gobiernos anteriores dejaron inconclusas presas, hospitales, gasoductos, universidadesplantas, trenes, entre otras obras, de las cuales, agregó, una gran cantidad fueron para beneficiar a constructoras y no al interés general.

Detalló que el Tren México-Toluca tenía un costo inicial estimado de 20 mil millones de pesos; no obstante, dijo la cifra ha ido creciendo hasta un 225 por ciento por lo que finalizar dicha obra significará un gasto total de cerca de 65 mil millones de pesos.

Ante el gran número de obras sin terminar, el presidente aseguró que su administración presentará las denuncias correspondientes por cada uno de estos casos que no fueron pensadas “para el interés general”.

En torno al Interurbano, cabe recordar que el pasado 18 de febrero el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Javier Jiménez Espriú, afirmó que a finales de este año podrían comenzar a operar el tren en su tramo Zinacantepec- Santa Fe, si el análisis de factibilidad resultaba positivo.

Fuente: Hoy Estado de México