En el corazón de la Huasteca potosina, la titular de la Secretaría de Bienestar, María Luisa Albores González, sostuvo que es hora de cerrar brechas y de sentar las bases de un país más equitativo, en el que las y los mexicanos puedan ejercer sus derechos sociales.

Dijo que la belleza natural contrasta con el nivel de pobreza de la gente que vive en los 20 municipios que conforman la región. Precisó que Ciudad Valles, por ejemplo, es el municipio con menor nivel de marginación y, sin embargo, 40 por ciento de sus habitantes viven en condición de pobreza.

La funcionaria federal subrayó que este panorama se agrava en localidades como Axtla, Xilitla, Matlapa y Coxcatlán, donde el flagelo de la pobreza vulnera a 8 de cada 10 personas. Destacó que “no son números fríos, ya que detrás de ellos hay seres humanos que sufren por no contar con lo más indispensable para ejercer sus derechos sociales”.

Ante el presidente de la República, la secretaria Albores González afirmó que “es hora de cerrar brechas y sentar las bases de un México más equitativo”.

Reconoció que más de 200 mil indígenas de la Huasteca, pertenecientes a los pueblos nahua, teenek y pame, son los más afectados por la pobreza. “Tenemos con ellos una enorme deuda social que debemos saldar con programas que lleven justicia y bienestar a sus comunidades”, expresó.

En otra parte de su discurso, la funcionaria explicó los objetivos de las acciones que realiza la Secretaría a su cargo, a fin de impulsar el bienestar de las y los adultos mayores, de las personas con discapacidad, indígenas y trabajadores del campo.