El presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado, Ricardo Monreal Ávila, confió en que la próxima semana se logren los consensos para sacar la reforma educativa en un periodo extraordinario.

“Lo único que va a pasar es que nos retrasemos ocho días para la aprobación”, expuso el senador luego de que tuvo contacto con los coordinadores parlamentarios y quienes, dijo, tienen una actitud positiva para sacar adelante la reforma en el periodo extraordinario.

Monreal Ávila reconoció que existe mayor dificultad para la aprobación de reformas constitucionales y calificó como normal lo sucedido en el Senado, respecto a que por un voto no se obtuvo la mayoría calificada para aprobar la reforma educativa en el último día del periodo ordinario, por lo que se tuvo que regresar a San Lázaro.

Por el momento, la minuta regresa a la Cámara de Diputados, donde se puede insistir en su dictamen original y el Senado puede o no aprobarla. Si este decide no aprobarla se deja la reforma truncada y no se trataría hasta el siguiente periodo de sesiones, por lo que se pondría en práctica la reforma vigente.

En cuanto al memorándum emitido por el presidente de la República para ignorar la reforma aprobada durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, y operar bajo otras normas, señaló que en la medida en que no contravenga la ley se puede aplicar la instrucción del Ejecutivo.

El senador de Morena adelantó que es posible establecer dos periodos extraordinarios, o incluso uno que abarque asuntos pendientes de la agenda legislativa como la Guardia Nacional, con el pendiente de las leyes de registro de detenciones, de uso de la fuerza y la orgánica de la Guardia Nacional.

Además, se prevé sacar adelante reformas a la ley de seguridad pública, la constitucional de paridad de género y la de trabajadoras domésticas.

Fuente: NTX