Los delegados del gobierno federal en los estados de la República tienen funciones de administración, por lo que no pueden intervenir en asuntos político-electorales, afirmó el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien advirtió que quien lo haga, será sancionado.

En respuesta a una pregunta formulada en su conferencia de prensa matutina en Palacio Nacional sobre la presunta intervención de un delegado del gobierno federal en Baja California Sur en asuntos electorales, sostuvo que ningún funcionario de ningún nivel debe de intervenir en estos temas.

Si algún funcionario de los gobiernos municipales, estatales o federal interviene en asuntos político-electorales, será sancionado “y recuerdo que ahora es delito grave el fraude electoral, no hay derecho a finanza”, asentó.

Explicó que el propósito es contar con elecciones libres y limpias en todo el país, “que se acabe lo que existía: esas prácticas de compra de voto, de entregar despensas, frijol con gorgojo, de falsificar actas, de rellenar urnas, de utilizar el dinero de presupuesto para favorecer a partidos o candidatos”.

Reiteró que el compromiso de su gobierno es que haya una auténtica democracia, que se acabe la simulación que había en un sistema antidemocrático “costosísimo. Creo que es todavía, ojalá se reduzcan los gastos”, apuntó.

Se trata, anotó, del sistema de organización de elecciones “más caro del mundo” y con muy poca credibilidad. Es un aparato oneroso, costosísimo, que al final no se respetaba el voto, había fraude”.

En este contexto se le preguntó sobre la actuación y desaparición de los 32 Organismos Públicos Electorales Locales (OPLEs) del país, como el de Coahuila, y dijo que de entrada, se debe hacer un ajuste porque “sigue significando mucho gasto el mantener todos estos aparatos (electorales)”.

Para el Ejecutivo federal, los salarios onerosos de los magistrados y consejeros electorales se replicaba en todo el país y “si hay una elección cada tres años ¿por qué mantener un aparato administrativo los tres años? Por qué no se establece un mecanismo para resolver, contratar a ciudadanos cuando se requiera”, planteó.

Entonces, “que se busque federalizar (las elecciones) y que haya un solo organismo nacional: ese es un acuerdo para que haya austeridad, no seguir gastando el presupuesto que es dinero de los ciudadanos sin justificación”, añadió.

Más adelante, López Obrador se refirió al fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en torno a la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos, al solicitar al Congreso de la Unión, reglas claras sobre la forma en que se debe fijar el sueldo del Presidente de la República, de 108 mil pesos mensuales.

“Claro que lo vamos a justificar. Les parece poco. Son, si hago bien las cuentas, como 30 veces más el salario mínimo y había servidores públicos (en anteriores sexenios) que ganaban cien veces más. No, como 500 veces más que un salario mínimo”, anotó.

También anunció que a raíz del memorándum que se emitió para que todos los viajes al extranjero cuenten con la autorización presidencial, precisó que ha recibido en 15 días 100 solicitudes, de las cuales sólo autorizo casi 20, “desde París hasta Japón”.

“Entiendo, es importante viajar y tener comunicación pero y el Internet, pues y el trabajo aquí, ¿cómo vamos a ser candil de la calle y oscuridad de la casa?”, acotó al puntualizar que se deben dejar atrás esas inercias.

Fuente: NTX