El presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar Lomelín, consideró que la inversión pública debe aumentar en al menos 5.0 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) para abatir el rezago en el que se encuentra México. 

Esta es la propuesta del sector privado, indicó, porque “en el Plan Nacional de Desarrollo (PND) le hace falta la parte sustancial de saber cuánto vamos a invertir y qué capacidad real tenemos de invertir como sociedad”.

Al participar en el foro “Impulsando el Potencial Económico de México, organizado por Americas Society Council of the Americas, recordó que en 2018 se registró una inversión total de 21 por ciento, de la cual 18 por ciento correspondió a la iniciativa privada y cerca del 3.0 por ciento fue del gobierno.

Si bien el sector privado ha aumentado de manera gradual la inversión después de la puesta en marcha del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), vigente desde 1994, es insuficiente para compensar la caída de la inversión pública, afirmó.

Ante funcionarios y empresarios, el empresario consideró que para alcanzar ese 5.0 por ciento se requiere invertir aún más en energía y aprovechar el mercado de exportaciones para alcanzar las metas propuestas de crecimiento económico.

“Queremos salir de la pobreza, definitivamente, hay que aumentar el monto de la inversión y que se convierta en una inversión productiva”, manifestó Salazar Lomelín, quien reiteró que es necesario “cambiar el chip” para cambiar el escenario.

El mercado de las energías es muy amplio y es necesario aprovecharlo para tener la capacidad de impulsar la industria mexicana y emprender proyectos reales para caminar hacia la transformación, insistió el dirigente del CCE.

Pero, subrayó, los empresarios requieren seguridad y certidumbre para seguir con su apuesto en el mercado mexicano. “Si hay muchas qué hacer por delante para ser más productivos y sacar adelante a nuestro país”.

Fuente: NTX