El presidente del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Alejandro Moreno, aseguró que no es ingenuo y sabe que la tribuna que ocupa y el cargo que desempeña es atractivo para buscar su descalificación, pero “no tengo vergüenzas qué ocultar”.

En el marco de la clausura de la renovación del Consejo Político del PRI también se comprometió a que, “como todo ciudadano, responderé lo que se me llegue a formular, con la tranquilidad que me brinda un desempeño siempre apegado a la letra y al espíritu de la ley”.

Lo anterior en alusión a la denuncia en su contra ante la Fiscalía General de la República (FGR) por parte de su correligionario Ulises Ruiz Ortiz, exgobernador de Oaxaca.

Alejandro Moreno dijo no pretender “que mi causa personal sea causa del partido, ni tampoco que asuma la defensa de los militantes en lo personal. Si hay nombres y apellidos, ellos y ellas deben de responder, no el partido; así lo asumo en lo personal y así lo asumo en todos los casos”.

Dijo que la afectación al partido debe ser el blanco “para canalizar las frustraciones de muchos que saben que no lo van a lograr. No tengan duda que me sé defender. Soy un hombre de voluntad inquebrantable, soy un hombre de firme convicción”.

Afirmó que el PRI seguirá siendo un partido crítico y firme, que levante la voz “para que juntos volvamos a ganar las elecciones. No tengan duda que me sé defender. Soy un hombre de voluntad inquebrantable, soy un hombre de firme convicción”.

Fuente: NTX