Monitorear la calidad del agua, detectar organismos patógenos que permitan diagnósticos médicos tempranos y prevenir catástrofes en zonas de actividad sísmica son algunas aplicaciones de los sensores, aseguraron investigadores del Centro de Ingeniería y Desarrollo Industrial (CIDESI), en la Universidad Autónoma del Estado de México.

            A propósito de los cursos de actualización que organiza la Coordinación del Posgrado en Ciencia de Materiales de la Facultad de Química de la UAEM, el investigador de la Dirección de Micro ecnologías del CIDESI, David Guzmán, detalló que el objetivo de este ejercicio académico es dar a conocer los avances tecnológicos del centro, así como fortalecer la colaboración con la UAEM.

            Al reconocer el desarrollo de materiales por parte del Centro Conjunto de Investigación en Química Sustentable UAEM-UNAM, David Guzmán precisó que pueden ampliarse las funciones de los sensores, ya que son diseñados, por ejemplo, para medir aspectos como tensión, deformación y vibración de estructuras, lo que puede evitar siniestros durante un sismo.

            El investigador del CIDESI, Rodolfo Sánchez Fraga, indicó que lidera un proyecto relacionado con el establecimiento de cuartos limpios, espacios diseñados para minimizar la introducción, generación o retención de contaminantes y que son empleados en diversos procesos como la fabricación de medicamentos, así como en la industria automotriz, aeronáutica o de electrodomésticos.

            Ante alumnos de posgrado y docentes de la Facultad de Química de la UAEM, a quienes ofrecieron el Taller de Sensado, los expertos del Centro dieron una plática sobre el emprendimiento científico a través del desarrollo de tecnología innovadora y mostraron aspectos generales para el desarrollo de dichos dispositivos.