El dirigente nacional del PAN, Marko Cortés Mendoza, sostuvo que es tiempo de que el gobierno deje de subestimar los efectos de la pandemia. Señaló que a diario crece la confusión porque hay contradicciones entre el Presidente y el vocero, desconocimiento de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud e imprecisiones sobre la cantidad de personas contagiadas y fallecidas.

En un comunicado agregó que con casi 21 mil personas oficialmente fallecidas, más de 170 mil contagiadas por Covid-19 y una alta tasa de letalidad respecto del promedio mundial, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador está obligado a replantear y corregir la estrategia contra la pandemia, ya que estas cifras revelan que no ha sido eficaz para contenerla.

Insistió en la realización masiva de pruebas rápidas, reforzar las medidas preventivas para detectar a tiempo a los contagiados y aislarlos, mejorar la coordinación entre autoridades y la atención hospitalaria de enfermos con personal médico e insumos suficientes, cambiar el modelo para el conteo real de personas fallecidas y contagiadas, y destinar recursos extraordinarios para salud a estados y municipios para que continúen afrontando la pandemia.

El Consejo de Salubridad General debe instalarse en sesión permanente para dar seguimiento puntual a las medidas sanitarias. Agregó que sobre los gobiernos municipales, el PAN propone a la Secretaría de Hacienda una reingeniería financiera para que puedan terminar el año, pues gran parte de ellos están en quiebra técnica.

Aseveró que López Obrador tampoco le ha dado importancia a la crisis económica, ni a los más de 12.5 millones de trabajadores que reportó el INEGI se quedaron sin su empleo formal o informal, ni al cierre de miles de pequeños negocios, por lo que, el Gobierno Federal tiene que reconocer y corregir su pésimo manejo en materia económica. Ante ello insistió se apruebe el ingreso básico universal para que todas las personas que perdieron su trabajo tengan con qué dar de comer a sus familias, otorgar estímulos fiscales y apoyos económicos a las micro, pequeñas y medianas empresas para que puedan sobrevivir y seguir dando oportunidades de trabajo.

Fuente: La Jornada