Los desplomes en la actividad industrial derivados de la contingencia sanitaria comienzan a ceder. El cierre económico de abril y mayo revirtió el avance de 25 años en el sector, pero en junio construcción, minería, manufactura y producción de electricidad, agua y gas repuntaron. Aún no se recuperan respecto al año pasado.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) expuso que en suma las industrias incrementaron su producción 17.9 por ciento respecto a mayo. El impulso estuvo a cargo de la construcción con un crecimiento de 17.5 por ciento y de las manufacturas de 26.7 por ciento.

Ambas mejoras en el volumen de producción vienen de la mano de un nuevo acuerdo lanzado por el Consejo de Salubridad General que determinó esenciales a partir del 1 junio la construcción, la manufactura en la industria automotriz y la minería.

La minería incrementó sólo en 1.6 por ciento su actividad. La generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final lo hizo 0.7 por ciento.

Esta apertura parcial no es suficiente para revertir el efecto de la pandemia en la economía. El Indicador Mensual de la Actividad Industrial (IMAI) está lejos de llegar a los niveles que tenía previo a la contingencia sanitaria, mismos que ya habían sido afectados por una desaceleración en el sector que no es de ahora, inició en octubre de 2018.

Respecto a junio del año pasado, la producción de las industrias reportó una contracción de 17.5 por ciento. Al interior de este dato, todos las grandes sectores reflejan el deterioro en la actividad económica.

La construcción decreció en junio 26.1 por ciento a tasa anual, las industrias manufactureras lo hicieron 18.3 por ciento. La generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final lo hizo 13.3 por ciento y la minería en 5.3 por ciento. 

Fuente: La Jornada