El plan de apoyo para deudores de la banca, que ayer fue anunciado por autoridades del sistema, hasta el momento no ha recibido una respuesta concreta de los bancos en cuanto a la forma que se aplicará a los clientes.

Las instituciones de crédito han dicho que tendrán que esperar hasta que las reglas de los nuevos mecanismos estén claras para poder hacer un posicionamiento correspondiente.

Este jueves BBVA México aseguró que, en primera instancia, la medida planteada por las autoridades para reducir los montos de pago y extender el plazo de la deuda “es visto con buenos ojos” y como un buen punto de partida, pero se hará un análisis para toda persona que tenga problemas de liquidez.

“Por ahora no sería prudente opinar porque lo que se dio a conocer ayer fue un anuncio en general y esperamos que se publiquen las reglas, no se conocen los textos, quedan muchas dudas y muchos detalles por resolver… Lo prudente es tener una recomendación una vez se publiquen los textos”, precisó Carlos Serrano, economista en jefe de BBVA, en una videoconferencia.

Por su parte, la Asociación de Bancos de México (ABM) ha dicho que “hasta en tanto se tenga finalizado el plan de reestructuras, se dará un pronunciamiento a lo informado”.

Ayer la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), junto con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) dieron a conocer la puesta en marcha de un programa de apoyo para que los deudores de créditos bancarios que perdieron su empleo o tuvieron una disminución en meses recientes puedan reestructurar sus financiamientos.

El plan contempla reducir al menos 25 por ciento el pago de las mensualidades, aplazar 50 por ciento el plazo de la deuda originalmente contratada, reducir la tasa de interés y negociar quitas.

Banorte, Santander, HSBC, Compartamos Banco y Banregio han dicho estar en espera que sean anunciadas las reglas de implementación del nuevo paquete de alivio para poder valorar el alcance que tendrá la iniciativa.