En la víspera del cierre de la encuesta de reconocimiento –primera de dos encuestas que se realizarán para renovar la dirigencia nacional de Morena- el diputado federal Mario Delgado, quien busca la dirigencia del partido, indicó que aunque hay quienes se molestan, seguirá viajando por el país para promover la unidad en Morena, a la vez que sostuvo que los gobernadores de la Alianza Federalista son “comodinos” ya que sólo estiran la mano para pedir y gastar.

Por separado, el diputado Porfirio Muñoz Ledo, quien también busca la presidencia nacional de Morena, expuso al consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, que en el proceso hay un desacato reiterado a la autodeterminación del partido, y lo convocó a un diálogo público.

Durante una reunión con simpatizantes de Morena en Nuevo León, y al ser cuestionado sobre las críticas que han realizado los gobernadores de la Alianza Federalista al gobierno federal en las últimas semanas, Delgado Carrillo sostuvo que algunos gobernadores “piensan que pueden seguir gastando como si no pasara nada, es como nuestros hijos que nunca han trabajado y piensan que solo es estirar la mano, ya cuando empiezan a trabajar se dan cuenta que la realidad es diferente, así son algunos gobernadores comodinos, que lo que quieren estirar nada más la mano y pedirle a la federación más recursos”.

Por separado, Muñoz Ledo acusó que dentro del proceso de renovación de la dirigencia del partido se omite la obligación de respetar la autodeterminación y la auto organización de esta fuerza política, al igual que la supervisión del financiamiento o acciones de fiscalización de los aspirantes.

“He expuesto al Consejero presidente del INE el desacato reiterado al principio de legalidad en sus decisiones respecto a la elección interna de Morena. Los procesos electorales están regidos constitucionalmente por el criterio de equidad que evidentemente se está violentando”, señaló por medio de sus cuentas en redes sociales.

Preparan debate entre aspirantes.

La dirigencia nacional de Morena tiene casi lista la organización de un debate entre los seis aspirantes finalistas a la presidencia del partido y un debate más entre quienes contienden por la secretaría general.

El presidente nacional interino del partido, Alfonso Ramírez Cuéllar, indicó que las bases las harán del conocimiento de los aspirantes una vez que el Instituto Nacional Electoral (INE) informe quiénes son los finalistas del proceso.

“Ya que salgan todos los finalistas, la idea del Comité Ejecutivo (de Morena) es invitar a un debate, a la difusión y apoyo del partido para que la gente conozca las propuestas. La convicción y el propósito es que haya dos debates, uno a la presidencia y otro a la secretaría general, para que la militancia conozca que propone en cada uno, y que eso antes de la última encuesta se pueda valorar por todos”, señaló el dirigente morenista.

De acuerdo con la convocatoria emitida por el órgano electoral para la renovación de la dirigencia de este partido, al estar registrados 105 interesados en el proceso, se implementó una primera encuesta de reconocimiento que concluye este lunes, y la cual tiene el objetivo de depurar la lista con los seis nombres más conocidos entre la militancia y simpatizantes morenistas.

El martes se dará a conocer los resultados, para realizar posteriormente la encuesta final del 2 al 8 de octubre.

Como parte del principio de paridad de género, el proceso establece que la encuesta abierta con seis aspirantes deberá contener tres aspirantes varones y tres mujeres.

En el caso de la contienda por la presidencia ya están definidos tres lugares al estar registradas sólo tres mujeres: Yeidckol Polevnsky, Hilda Díaz y Adriana Méndez. De entre los 44 varones que se inscribieron al proceso por este cargo deberán definirse los tres aspirantes restantes.

Ramírez Cuéllar detalló que aún no recibe una notificación oficial sobre el costo total que tendrá el proceso, y lo cual deberá pagar el partido. El INE estableció un presupuesto de gastos de 20.9 millones de pesos.

Fuente: la jornada