Luego de que la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, acusó que la empresaria Beatriz Gasca financia a los grupos que mantienen tomadas las oficinas de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, la ex vicepresidenta de Responsabilidad Social y Recursos Humanos de GINgroup afirmó que su desempeño laboral no está relacionado con las protestas, a las que dijo sí apoya para buscar que se atiendan sus demandas.

“Es verdad que he ido a ver a mis hermanas que están dentro de la ex CNDH, es verdad que las he apoyado con víveres, y es verdad que desde la Red feminista nacional que presentó en la Ciudad de México, pero me he pronunciado a favor de los derechos de las mujeres y de la justicia”, se lea en la carta.

En el escrito, “se acusó” de haber llevado desayunos, y “escuchar a víctimas de violencia” así como de “llorar sus penas y cantar los himnos feministas”.

​​Reiteró que su trabajo profesional no está ligado a las protestas que apoya, pues sus convicciones como mujer no tienen nada qué ver con sus logros profesionales, indicó.

“Haré una pausa de mis labores, la empresa jamás ha estado involucrada con mi activismo feminista, ni con mis visitas dentro de la ex CNDH, mi desempeño profesional y mis logros profesionales no tienen nada que ver con mis convicciones como mujer, ni con mi lucha feminista”, finalizó.

Recordó que el pasado 8 de marzo marchó por las calles de la Ciudad para exigir que se erradique la violencia de género en el país, porque dice, en México, “la realidad de ser mujer en un país con violencia es distinta a otros”.

Mencionó que su lucha feminista es igual a la de la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, porque ambas se identifican con las causas de violencia, por lo que la invitó a trabajar de la mano.

“Mi presencia en actos feministas es para pedir a los gobiernos, de todos los niveles, que den respuesta a las demarcaciones de los grupos, como aquellos que se encuentran dentro de de la CNDH, son legítimas impostergables”, detalló.

Dijo que esta carta está dirigida a las mujeres mexicanas, y que su lucha y activismo seguirá independiente del cargo que ocupe en alguna institución.

“Yo quiero ayudarles en su lucha, seguiré con toda la vida haciendo activismo, por lo que seguiré apoyando a las víctimas, a la sobrevivientes. A mis hermanas las apoyaré para seguir en la lucha. Seguiré como lo vengo haciendo toda mi vida activismo.

Fuente: Milenio