El Senado de la República declaró el 5 de septiembre de cada año, “Día Nacional de la Mujer Indígena”, cuyo propósito es promover acciones que aseguren una mejor calidad de vida, educación y respeto para este sector.

Asimismo, busca generar medidas afirmativas y acciones compensatorias para reducir las desigualdades existentes con las mujeres con las mujeres indígenas.

El dictamen emitido por las Comisiones unidas de Asuntos Indígenas; y de Estudios Legislativos, aprobado por unanimidad con 91 votos, destaca que el 5 de septiembre de 1983, fue instituido el Día Internacional de la Mujer Indígena, en el segundo encuentro de organizaciones y movimientos de América en Tiahuanaco (Bolivia), en honor a la lucha de Bartolina Sisa, guerrera “amayara” que se opuso a la dominación colonial y que murió asesinada en 1782, en La Paz, Bolivia.

Recuerda que la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura ha señalado que conmemorar el día de la mujer indígena, hace visible su contribución al desarrollo sostenible y garantiza la participación plena y efectiva de las mujeres indígenas en la toma de decisiones.

Al presentar el dictamen, la senadora María Leonor Noyola Cervantes, del PVEM, presidenta de la Comisión de Asuntos Indígenas, dijo que éste tiene como finalidad la promoción del derecho de igualdad y la no discriminación de las mujeres indígenas.

Este sector, apuntó, se enfrenta a grandes desafíos en temas de desigualdad, por ello es necesario garantizar que niñas y mujeres indígenas tengan una voz en los diversos espacios políticos, civiles, sociales, económicos y culturales que ocupen. Reconoció la lucha histórica de la mujer indígena en pro de su plena participación en la toma de decisiones políticas, económicas y sociales, a través de distintos movimientos sociales.

Por la Comisión de Estudios Legislativos, el senador Manuel Añorve Baños, dijo que con este dictamen se reconocen y promueven acciones para mejor la calidad de vida de las mujeres indígenas. Los derechos plenos a la identidad cultural, a la identificación como integrante de un pueblo originario indígena, a la no asimilación y a la protección a su propia identidad cultural, entre otros.

El Congreso, aseguró, debe reconocer la lucha de quienes han reclamado su participación en la toma de decisiones y de quienes han sido pilar fundamental en la construcción del país. Por ello, se destaca la importancia de los pueblos indígenas a través de las organizaciones internacionales y de tratados internacionales de los que México es parte.

La presidenta de la Comisión de Cultura, Susana Harp Iturribarría, advirtió que a las mujeres indígenas “se les ha impuesto una doble discriminación, que deriva continuamente en violencia y violaciones a sus derechos fundamentales como el acceso a la salud, educación, vivienda, así como restricciones para participar en la vida política de sus comunidades”.

De Morena, el senador Salomón Jara Cruz indicó que ahora se busca recodar y visibilizar la situación de marginación histórica y discriminación estructural que aun padecen millones de mujeres indígenas en todo el mundo. Esta conmemoración, dijo, es una forma de reiterar la exigencia a favor del reconocimiento y del ejercicio de sus derechos fundamentales y hacer escuchar sus voces y reclamos.

La senadora de Acción Nacional, Xóchitl Gálvez Ruiz, solicitó que se den nuevamente los recursos para las “casas de la mujer indígena”, donde se les da atención médica y asesorías en temas de violencia. “Es preocupante la violencia que sufre este sector de la población, aunado a la discriminación histórica en la que hemos vivido muchas mujeres.

Nuvia Mayorga Delgado, senadora del PRI, asentó que en este contexto se tiene que proteger a las cerca de seis millones de mujeres que forman parte de este sector de la población, pero los recursos para apoyarlas se han reducido, como sucedió con “Las casas de la mujer indígena” que pasó de 300 millones de pesos en 2018 a sólo 171 millones de pesos que se prevén para 2021.

El senador Emilio Álvarez Icaza Longoria expresó que es necesario generar las condiciones que permitan reconocer a las mujeres indígenas, sin embargo, dijo que esta celebración debe acompañarse de una política pública que les garantice mejores condiciones, porque sola parecería que queda corta.

También participó la senadora Beatriz Paredes Rangel, del PRI y los senadores Martí Batres Guadarrama y José Narro Céspedes, de Morena.