Francisco Garfias

Los Poderes de la Unión tratan a López Obrador como el patrón de México. Se doblegan ante el “populismo autoritario” —leer Financial Times— del Presidente.

La semana pasada fue la SCJN. Ahora tocó turno a la Cámara de Diputados. Morena y sus rémoras, en medio de una acalorada, interrumpida y atropellada sesión, aprobaron la polémica desaparición de los fideicomisos.

Los gritos de “¡es un honor estar con Obrador!” chocaban con la resistencia de los diputados de la oposición, que tomaron la tribuna al grito de “¡no, no, no!”.

Pero, también, de científicos, deportistas, becarios, cineastas, escritores, defensores de derechos humanos, periodistas, enfermos o pobladores de zonas catastróficas que temen la eliminación de los 109 fideicomisos.

A todos ellos hay que agregar los votos en contra de ocho morenistas que ignoraron la línea dictada por el Presidente desde la mañaneraSergio MayerWendy ZuloagaRocío Barrera, entre otros. Tatiana Clouthier no se atrevió. Sólo se abstuvo. El PVEM, que siempre va con el gobierno en turno, rompió el acuerdo de votar en contra. Se encargó de completar el quórum que faltó en una primera votación.

De este modo, López Obrador podrá disponer de 68 mil millones de pesos para colocarlos donde quiera en el 2021, sin reglas de operación, sin transparencia ni fiscalización. Es el año electoral más importante en la historia del país. Se juegan 15 gubernaturas, las 500 diputaciones federales; 1,023 diputaciones locales y 1,926 alcaldías. En los 32 estados habrá por lo menos una elección local.

 *El argumento que usó López Obrador para desaparecerlos es mentiroso. Dice que los fideicomisos se manejan con opacidad, sin control, y se entregan a aviadores. “Hay fideicomisos para todo, con aparatos burocráticos, muchos de ellos, en donde se queda el dinero, no le llega el apoyo a la gente. Son aparatos que se fueron creando… para no tener ningún control o tener manga ancha y poder manejar los recursos sin fiscalización”, aseguró.

Jura, eso sí, que los beneficiarios de los fideicomisos seguirán recibiendo apoyos, pero sin intermediarios.

 * Mexicanos Contra la Corrupción contradice esa versión. “Es falso —dice en una investigación— que haya opacidad en la figura  de los fideicomisos. Tienen reglas de operación estrictas y son auditables por la Secretaría de la Función Pública y por la Auditoría Superior de la Federación. Cada uno de esos fideicomisos tienen un comité técnico encargado de supervisar que los fondos se gasten en lo que estaba previsto. Los reportes de estos comités son publicados cada tres o seis meses”.

 * Un aplauso al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) que supo corregir a tiempo el proyecto original de tirar a la basura la encuesta del INE para elegir presidente y secretario general de Morena.

De haberse aprobado sin modificaciones ese proyecto, la dirigencia nacional del partido, controlada por los radicales, hubiese permanecido hasta después de las elecciones del 2021. Pero Fuentes Barrera supo escuchar y llegó a la sesión de ayer martes con un proyecto radicalmente distinto al que le filtró el diputado Mario Delgado, uno de los aspirantes fuertes a la presidencia de Morena. En su primer proyecto, Fuentes Barrera proponía anular las encuestas del INE y mantener en la presidencia al interino Ramírez Cuéllar. Pero de un día para otro dio un giro de 180 grados y respaldó el proceso de elección en curso, basado en encuestas realizadas por el INE.

“Se impuso la razón jurídica y política. Paramos la pretensión de aquellos que querían mantener secuestrado a Morena. Quien gane tendrá nuestro apoyo, a pesar del fraude que nos hicieron”, dijo Alejandro Rojas, exaspirante a la presidencia de Morena.

A destacar también el tono conciliatorio de los magistrados hacia el INE. Le querían cargar la responsabilidad, si la encuesta definitiva se caía.

 * Se la voló Ricardo Monreal. Quiere modificar la Constitución para que la consulta sobre juicios a expresidentes se lleve a cabo el mismo día de la elección intermedia del 2021, la más grande que hemos tenido en la historia. Hasta el más ingenuo se da cuenta que los morenistas quieren mezclar —de una u otra forma— a López Obrador en esa jornada electoral. La propuesta de enjuiciar a Salinas de GortariZedilloFox, Calderón y  Peña Nieto es rentable políticamente. Las encuestas sobre el tema reflejan que nueve de cada 10 mexicanos quieren ver a los expresidentes en la cárcel. Por eso la Barra Mexicana de Abogados dice que la SCJN —que avaló la consulta para enjuiciar a exmandatarios— cambió la constitucionalidad  por la popularidad.