Francisco Garfias

Iba ayer a la comparecencia del canciller Marcelo Ebrard en el Senado. Me topé con todas las puertas bloqueadas y el evento cancelado indefinidamente. 

Había miembros de la Marina Mercante que protestaban contra la militarización de los puertos; madres de los desaparecidos que gritaban “¿Dónde están? ¿Dónde están? ¿Nuestros hijos dónde están?”. Y profesores del CIDE y científicos del Cinvestav preocupados por la desaparición de los fideicomisos. Una causa en cada puerta.

Y ya no tardan los padres de niños con cáncer, productores de Chihuahua, taxistas,  feministas, directores de cine, deportistas, burócratas, madres trabajadoras; los de Frenaaa y los de Sí por México, y puede que hasta gobernadores de la Alianza. Van a faltar muchas puertas.

 *Hablamos con el capitán Antonio Rodríguez sobre la protesta de marinos mercantes por la militarización de los puertos que se realiza bajo el argumento de que hay corrupción. Dijo: “La Semar quiere ocupar lugares que pueden  llenar. Nos quieren enseñar algo para lo que estamos preparados. Estudiamos cuatro años en una escuela de ámbito civil. Ellos lo hicieron en un ámbito militar. Somos diferentes. No es justo que quieran venir a usurpar nuestros lugares. Pedimos respeto”.

 *Liliana Quintanar es investigadora del Cinvestav y premio de la Academia Mexicana de Ciencias 2017.

Estaba afuera del Senado para pronunciarse en contra de la disolución de los fideicomisos de ciencia y tecnología.

Asegura que están en riesgo los 120 proyectos de investigación y 60 proyectos sobre el covid-19 que tiene el Centro de Investigación y Estudios Avanzados. “Estos proyectos son posibles gracias a recursos autogenerados o de proyectos nacionales o internacionales”, nos dice.

¿No le creen al Presidente cuando afirma que los beneficiarios seguirán con los apoyos, pero en forma directa?, preguntamos. “No se trata de creer o no. El problema es que no queda claro cuáles son los mecanismos a los que se refiere. El fidecomiso fue creado para esa función. Tiene reglas claras y son auditados. Todas las auditorías al Cinvestav han salido limpias”, asegura.

 * Edgar Ramírez es director de la División de Administración Pública del CIDE. Su protesta es por idénticos motivos. Tiene claro que no habrá marcha atrás en la desaparición de los fideicomisos, pero dice que la medida no puede aprobarse sin pasar un costo político que haga reflexionar al gobierno. “Por lo menos ya logramos atraer la atención pública a un problema”, puntualizó. No le cree a AMLO cuando dice que seguirán entregándose los recursos. “No es creíble una situación así cuando este mismo año tuvimos un recorte importante en el presupuesto”, señaló.

 *Horas antes me había enterado de algo que en tres décadas que llevo recorriendo las cámaras nunca había ocurrido: La decisión de posponer en San Lázaro la comparecencia de funcionarios de Salud por lo ocurrido la víspera con López-Gatell en el Senado.

Al Presidente y a los morenos no les gustó el trato que senadoras del PAN, PRI y MC le dieron al subsecretario de Salud. ¿Se les habrá olvidado el desmadre que armaban  cuando eran oposición? Es pregunta.

López Obrador, conmovido por el maltrato al subsecretario, dijo una mentira más en la mañanera: “No lo dejaron hablar los senadores”. ¿No lo dejaron hablar? ¿En serio?

López-Gatell habló el tiempo que le correspondía. Nadie lo interrumpió. Pudo responder con esa arrogancia que lo caracteriza. Les dijo a los opositores que están en “disonancia cognitiva” (desarmonía del sistema de ideas y emociones) con la realidad social.

La comparecencia se suspendió, sí, pero por una decisión de Miguel Ángel Navarro, presidente de la Comisión de Salud. No toleró ni el tono ni las formas de las opositoras.

 *Por la mañana nos llamó el diputado del PAN, Marco Adame, para darnos la noticia de que se cancelaba la comparecencia en San Lázaro de los más altos funcionarios de Salud. “Por pánico, prejuicios y cálculo político, Morena pospone las decisiones para cuidar de la salud de los mexicanos”, nos dijo y lo escribió en Twitter.

 *Ojalá que el Senado no se vea en la necesidad de posponer, hoy, la comparecencia del titular de la SEP, Esteban Moctezuma. Podemos adelantar que el funcionario convocará  a un debate nacional acerca de la transformación de la educación, después de la pandemia. Hará una propuesta de “educación mixta” (presencial y a distancia)  que sea permanente. Quiere que vaya más allá de una compensación de la educación a distancia, obligada por la pandemia.

En la SEP nos aseguran que este esquema favorecerá un trato más personalizado, sin afectar derechos laborales de los maestros.

Publicado en Excelsior