Francisco Garfias

La escena se desarrollaba en uno de los salones del Senado. Provocaba indignación, impotencia y desazón: medallistas paralímpicos, algunos de edad avanzada, suplicando a los coordinadores del opositor Bloque de Contención garantías para su pensión vitalicia. No ocultaban que viven una etapa de incertidumbre. Sienten que el apoyo que les da el gobierno está en riesgo con la desaparición de los fideicomisos.

En la reunión, a la que me colé, sin saber que era privada, había media docena de atletas paralímpicos en diálogo con los coordinadores. Allí se informó que, en total, son 80 exatletas paralímpicos y 96 olímpicos los que reciben el apoyo vitalicio. Se les dan cantidades simbólicas: 13 mil pesos para los que ganaron oro, 10 mil para los que se trajeron plata, y 8 mil para los de bronce.

 * La minuta de la desaparición de los fideicomisos, que aprobará el Senado incluye un transitorio que específicamente ordena se mantenga ese beneficio. Pero los exatletas, que en distintas olimpiadas pusieron en alto el nombre de México, desconfían del planteamiento de que el Fondo para el Deporte de Alto Rendimiento ahora se reparta vía la Conade. Les duele que el Presidente diga que “los que defienden los fideicomisos defienden la corrupción”. Para algunos de nosotros, dijo Ana María Tenorio, pionera en el tiro con arco paralímpico, “este ingreso es vital”.

 * En la reunión a puerta cerrada escuchamos en voz del emecista Dante Delgado una reflexión que sonó dirigida al mero mero de la 4T: “Gobernar de oídas, sin conocimiento profundo de las medidas que se van a tomar, tiene consecuencias en el ejercicio del poder y en el agravio que sufren los gobernados”.

El panista Mauricio Kuri empezó su alocución así: “Esto no es quitar los fideicomisos. Esto es confiscarles su dinero”. El priista Miguel Osorio, convocante de la reunión, consideró que es “un agravio a sectores muy importantes de la sociedad” la desaparición de los fideicomisos. El perredista Miguel Mancera quiso neutralizar la incertidumbre. Les dijo que el transitorio fue incluido ex profeso para ellos. Los cuatro coordinadores se comprometieron a apoyarlos.

A la reunión asistieron Juan Ignacio Reyes, atleta de nado adaptado; Gregoria Martínez, especialista en deporte adaptado, Óscar Marco Villela, nado; la mencionada Tenorio y Pablo Sandoval Robles, presidente de la Asociación de Medallistas Paraolímpicos. Antes de irse pidieron otra reunión con los coordinadores antes de que se voten los fideicomisos, que incluya a Ricardo Monreal.

 * La de Morena es una sucia guerra fratricida que dejará frustraciones, división y agravios en el partido que fundó Lopez Obrador. No hay límites. Muñoz Ledo y Mario Delgado no sólo se descalifican en la disputa por la presidencia del partido, sino que recurren a estrategias gandallas.

Porfirio está convencido de que Delgado está detrás de la campaña que enlodó su prestigio, al presentarlo como acosador. Le atribuye el numerito de las feministas que bloquearon la sede de Morena para impedir su entrada a rendir protesta.

Ayer dio otro paso: lo denunció penalmente ante la Fepade por desvío de recursos de la Cámara de Diputados que, dice el abogado de Porfirio, utilizó para promoverse personalmente.

Mario hace como que se ríe y minimiza la denuncia. “Está hueca, no trae nada. Es un acto de desesperación por las acusaciones que le han hecho, bastante graves, de acoso sexual”, dice. Cuestiona las capacidades físicas de Porfirio de presidir el partido por la edad: tiene 87 años.

Un grupo de 17 diputadas, afines a Delgado, traen bajo el brazo su propia denuncia contra Muñoz Ledo. La presentarán en el Comité de Ética del Congreso, por “actos de acoso sexual”. Algunos especulan que detrás de esta guerra está López Obrador. No comparto. Me apego al refrán divide y vencerás. Al Presidente no le conviene la polarización interna. Necesita un partido fuerte y unido para enfrentar las elecciones del 21.

 * El líder sindical Pedro Haces y el diputado local de Puebla, Gerardo Islas, andaban ayer felices. Fuerza Social por México logró el registro como partido para participar en la próxima elección. El TEPJF dio marcha atrás a la resolución del INE, que había negado el registro con el alegato de que hubo intervención gremial en las afiliaciones. “¡Lo logramos!”, nos escribió Islas a las 19:10 hora local. Al cierre de esta edición, los magistrados habían confirmado el registro del PES y de las Redes Sociales Progresistas, de Elba Esther; se lo habían negado al Grupo Social Promotora (Nueva Alianza). A México Libre, de Margarita y Felipe, lo dejaron al último.

Publicado en Excelsior