La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, advirtió que el Gobierno de Chihuahua será el responsable si llegara a revisarse el Tratado de Aguas de 1944, el cual añadió, actualmente tiene condiciones óptimas para el país.

“No quisiera que por ningún motivo que este Tratado fuera revisado, o modificado en alguna de sus partes, y que el responsable fuera el Gobierno de Chihuahua”, dijo la funcionaria durante su comparecencia ante comisiones unidas de la Cámara de Diputados.

Puntualizó que actualmente en el acuerdo internacional con el vecino país, 75% del agua le toca a México y 25% es para los estadounidenses.

Ante el conflicto que prevalece en Chihuahua por el cumplimiento que debe hacer y que derivó en la toma de la presa La Boquilla por parte de productores agrícolas, Sánchez Cordero fue enfática al mencionar que el agua es de la Nación, y las presas son instalaciones estratégicas de seguridad nacional.

“El agua es de la Nación, las presas son instalaciones estratégicas de seguridad nacional, como tal, deben ser custodiadas por la Guardia Nacional y el Ejército Mexicano por ser instalaciones estratégicas y la competencia es federal sobre las aguas nacionales y las presas como instalaciones estratégicas de seguridad nacional, si no queda claro, que quede claro”, expresó al tiempo que alzó la voz en su intervención.

Dijo al corte del 14 de octubre se ha entrado líquido de las presas Las Vírgenes, La Boquilla y El Granero, sin embargo, añadió, de la segunda, “no hemos entregado prácticamente nada”.