La Cámara de Diputados aprobó una reforma a la Ley de Disciplina Financiera de estados y municipios, para que, cuando el PIB nacional caiga más de 5 por ciento, puedan diferir sus adeudos de corto y largo plazo, solo por un año, como una forma de “alivio temporal” a sus finanzas.

Al iniciar este lunes la discusión en materia de ingresos, el pleno avaló una propuesta impulsada por Morena para que los gobiernos locales renegocien sus deudas, como una forma de enfrentar la falta de recursos.

El secretario de la Comisión de Hacienda, Carol Antonio Altamirano (Morena), explicó que al autorizar el diferimiento temporal de adeudos de corto y largo plazo se mantienen las obligaciones legales de los gobiernos, pero se liberan recursos.

La presidenta de la Comisión de Hacienda, Patricia Terrazas (PAN), acotó que la reforma cuida las obligaciones de los estados y municipios.

De esta manera, las entidades federativas no podrán contraer directa o indirectamente financiamiento internacional; el financiamiento deberá celebrarse bajo las mejores condiciones del mercado.

Además, tendrán que informar a los congresos locales el ejercicio de la deuda en la Cuenta Pública, y la renegociación debe ser autorizada por dos terceras partes de los legisladores presentes, quienes también deben analizar el destino y la capacidad de pago.

Y, dijo, estados y municipios pueden contratar obligaciones de corto plazo a efecto de atender necesidades temporales de liquidez, las cuales deben ser liquidadas tres meses antes de concluir cada gobierno.

Fuente: la jornada