La próxima secretaria general de Morena, Citlalli Hernández, confió que habrá “coordinación y madurez” para trabajar con Mario Delgado, virtual ganador de la encuesta abierta organizada por el INE para definir la presidencia del partido.

“Veo condiciones de que podamos escucharnos, no imponerse ni él por encima de mí, ni yo por encima de él, sino más bien buscar la coordinación y convencernos para llegar a puntos comunes. Pienso que hay madurez en ambos de hacerlo y por mi parte estaré en la disposición de mantenerme firme en mis ideas sobre el rumbo de Morena, pero también de transitar a acuerdos que nos permitan darle rumbo al partido”, indicó en entrevista con La Jornada.

Mientras que, a la militancia que esperaba que fuera Porfirio Muñoz Ledo el ganador de la encuesta los llamó a “no decepcionarse”, a pesar del “enojo, frustración y tristeza” que generó el proceso interno por el formato que determinó el Tribunal Electoral, y ofreció “dar la batalla para que a pesar de los intereses o quienes tengan otros objetivos, podamos hacer que Morena prevalezca mucho tiempo más como una herramienta del pueblo”.

Tras descartar una desbandada entre los morenistas que apoyaban a Muñoz Ledo, confió que en la nueva dirigencia haya capacidad de inclusión y una labor de tranquilidad.

“Es importante que su estado de ánimo esté fuerte, que nos organicemos. Que no olvidemos jamás que el motor de Morena es la militancia, y si la militancia se organiza y nos acompaña, por mi parte estaré representando a la militancia desde el Comité Ejecutivo Nacional, y habrá garantía que Morena no se desvíe”, agregó la Senadora con licencia.

De cara a las elecciones de 2021, insistió que de su parte abonará a la unidad, e “inicia un gran reto para todo el partido, para la pluralidad del partido donde tenemos que ser capaces de poner el proyecto por delante, por encima de muchas de nuestras posturas que han provocado el conflicto. Ni sectarismos ni pragmatismos, sino aprender a construir con los retos venideros un partido político diferente, que busca hacer la política con nuevos códigos”.

Más tarde, por medio de un video transmitido en redes sociales, reiteró que no comparte el método que determinó el Tribunal Electoral para la renovación de la dirigencia porque se convirtió “en una competencia de popularidad”, pero subrayó que no le fallará a la militancia en su encargo como secretaria general del Comité Ejecutivo Nacional de Morena.

Fuente: la jornada