Un reciente estudio de científicos de las universidades de Míchigan y Shanghái determinó por qué se forman coágulos de sangre en los pacientes con infección grave por Covid-19, el cual causa afectos potencialmente mortales como accidentes cerebrovasculares y restricción del flujo sanguíneo en los pulmones.

El hallazgo determinó que son unos anticuerpos autoinmunes que circulan en la sangre, los que atacan a las células y desencadenan coágulos en arterias, venas y vasos microscópicos.

Generalmente estos anticuerpos se observan en personas que sufren una enfermedad autoinmune llamada síndrome antifosfolípido, pero también están presentes en cerca de la mitad de los pacientes graves con covid-19.

“La mitad de los pacientes hospitalizados por Covid-19 resultaron positivos para al menos uno de los autoanticuerpos, lo que fue una gran sorpresa“, indicó Jason Knight, uno de los investigadores experto en enfermedades causadas por autoanticuerpos a EurekAlert! 

Asimismo, el estudio encontró que aproximadamente la mitad de los pacientes graves con Covid-19 mostraban “una combinación de niveles altos de anticuerpos peligrosos y neutrófilos súper activados, que son glóbulos blancos destructivos y explosivos”. Y fue en abril cuando por primera vez se informó que los pacientes graves tenían niveles más elevados de trampas extracelulares de neutrófilos en la sangre.

Para hallar una respuesta, científicos investigaron los neutrófilos explosivos y los anticuerpos del Covid-19 combinándolos en ratones de laboratorio para comprobar si si era la mortal combinación que causa los coágulos.

“Los anticuerpos de pacientes con infección activa por el covid-19 crearon una cantidad sorprendente de coagulación en animales, una de las peores coagulaciones que hemos visto”, indicó el coautor del estudio Yogen Kanthi.

“Hemos descubierto un nuevo mecanismo por el cual los pacientes con covid-19 pueden desarrollar coágulos de sangre”, explicó.

Finalmente, los científicos dieron a conocer que sus descubrimientos todavía no podían ponerse en práctica clínica, pero aseguraron que sí aportan una nueva perspectiva sobre trombosis e inflamación en los enfermos con Coronavirus.

Fuente: 24 horas