Si el candidato demócrata Joe Biden conserva los estados en los que tiene mayoría en este momento (y en los que se siguen contando votos), logrará los 270 votos electorales que necesita para ganarle a Donald Trump, su opositor republicano.

El último estado en anotarse Biden es Wisconsin, que tiene 10 votos electorales. Ganó las elecciones en ese estado clave, lo que le permite aumentar su ventaja frente al Presidente estadounidense Donald Trump, indicaron las proyecciones de la cadena CNN, el New York Times y la emisora NPR.

Con los 10 delegados que otorga Wisconsin, Biden suma al menos 248 compromisarios en el Colegio Electoral, frente a los 213 que ha acumulado Trump, en su objetivo común de llegar a los 270 que dan la victoria.

El Colegio Electoral es un órgano integrado por 538 delegados que eligen los estados en función de su población. El candidato ganador en cada estado, aunque sea por un solo voto, se lleva todos sus compromisarios con la excepción de Nebraska y Maine. El aspirante que llega a 270 gana las elecciones.

Estos son los tres estados donde Biden tiene ahora mismo mayoría, y los votos que le darían:

6 de NEVADA.

11 de ARIZONA.

16 de MICHIGAN.

Con estos estados se logran 33 votos a favor de Biden, que en este momento tiene 237. Tendría exactamente los 270 necesarios. Una victoria apretada pero, al fin, victoria.

La campaña de reelección de Trump anunció que pedirá un recuento en el estado clave de Wisconsin, a pesar de que ninguna proyección de medios había declarado aún un ganador en ese territorio. “El Presidente está dentro del margen para pedir un recuento y lo haremos inmediatamente”, dijo el jefe de campaña de Trump, Bill Stepien, en un comunicado.

Con el 98 por ciento escrutado en Wisconsin, Joe Biden tiene una ventaja de apenas 20.533 votos sobre Trump, un margen de solo el 0.6 por ciento que ha provocado que ningún medio estadounidense se atreva aún a declarar un ganador en el estado. La administradora de la Comisión de Elecciones de Wisconsin, Meagan Wolfe, dijo este miércoles a la prensa que todos menos uno de los municipios del estado han entregado ya recuentos provisionales de sus votos, y apenas falta por recibir el de un pueblo donde votaron menos de 400 habitantes.

Wolfe subrayó que los resultados oficiales en el estado no se certificarán hasta el 1 de diciembre, siguiendo la legislación estatal, por lo que los estadounidenses esperan son las proyecciones de los principales medios de comunicación. Bajo la ley estatal, los candidatos pueden solicitar un recuento si el margen de ventaja del ganador es menos del 1 por ciento y la campaña de Trump está decidida a acogerse a esa posibilidad, tras subrayar que siempre esperó que el margen entre ambos candidatos fuera “ínfimo”.

“Ha habido informes sobre irregularidades en varios condados de Wisconsin, que plantean serias dudas sobre la validez de los resultados”, aseguró el jefe de campaña de Trump, sin dar detalles o aportar pruebas. Según funcionarios de ambos partidos en Wisconsin, si Biden mantiene su ventaja actual cuando se acabe el recuento, el Presidente lo tendrá difícil para dar la vuelta al resultado en un recuento.

“Veinte mil votos es un obstáculo muy alto”, tuiteó el exgobernador republicano de Wisconsin Scott Walker, quien recordó que otros recuentos en el estado han cambiado los márgenes de victoria por unos pocos centenares de sufragios, pero no miles. En 2016, Trump ganó por un estrecho margen de más de 22 mil votos en el estado de Wisconsin, que reparte 10 delegados en el colegio electoral y que el demócrata Barack Obama ganó en 2012 y 2008.

A falta de conocerse los resultados en ese y otros estados clave, Biden suma por ahora 238 compromisarios en el Colegio Electoral, frente a los 213 que ha acumulado Trump, en su objetivo común de llegar a los 270 que dan la victoria.

Fuente: EFE