Por Rubén Arizmendi

La “aplanadora” legislativa en el senado de la República se impuso y avaló reformas a la Ley General de Salud, con lo que la Secretaría de Hacienda dispondrá y manejará con libertad los 33 mil millones de pesos del Fondo de Gastos Catastróficos para destinarlos al Sistema de Salud; sin embargo, la oposición consideró que se trata de un “robo” y un “cheque en blanco para los caprichos del presidente de la República”.

Los legisladores evaluaron el dictamen de las comisiones de Salud y Asuntos Legislativos, Segunda de modificación del proyecto de decreto en que se adiciona un párrafo al artículo 77 Bis 17 y se reforma el párrafo segundo del artículo 77-Bis 29 de la Ley General de Salud.

Luego de la aprobación en lo general con 42 votos a favor, 32 en contra y ninguna abstención, Morena defendió el dictamen bajo el argumento de que esos 33 mil millones de pesos no sólo son para las 66 enfermedades graves o catastróficas de alto riesgo y de alto costo, como el cáncer, sino para el Sistema de Salud.

En lo particular, 46 senadores votaron a favor y 25 en contra.

El llamado bloque de contención integrado por PRI, PAN, PRD y Movimiento Ciudadano votó en contra y exigieron se etiqueten los recursos solamente para atender enfermedades graves de salud. De nada sirvió su propuesta, la mayoría la rechazó.

Martha Cecilia Márquez Alvarado, del PAN, resaltó que “es un cheque en blanco al presidente y es un robo en despoblado, “así lo digo, con todas sus letras: es un robo y es corrupción, porque ese fondo será para los caprichos del presidente del Tren Maya, Dos Bocas y el Aeropuerto de Santa Lucía”.
Indicó que al Fondo de Salud ya le quitaron 40 mil millones de pesos el año pasado para el gasto del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), dinero que se usó en total opacidad.

“Entonces, el monto del dinero validado de este fondo para atender gastos catastróficos fue de 7 mil 616 millones en el 2017; de 7 mil 671 millones en el 2018; y en el 2019 sólo se validó 2 mil 854 millones de pesos, es decir, el Insabi sólo ha gastado el 37 por ciento de lo invertido con Peña Nieto, sí señores, ¿entonces aquí dónde está este dinero? Se lo están robando, lo digo fuerte y clarito, entonces pues dejen de robar”.

Américo Villarreal, de Morena, con las modificaciones, se seguirá garantizando el derecho de los mexicanos a la salud; además, la disposición de solo una parte de los recursos permitirá atender la gran crisis de salud en la que nos estamos enfrentando, manteniendo las obligaciones del Estado mexicano hacia su población.

Del PRI, Sylvana Beltrones recordó que el 28 de noviembre de 2019 nació el Insabi y, con él, la esperanza de casi 70 millones de mexicanas y mexicanos sin seguridad social, de seguir recibiendo atención médica, medicamentos gratuitos y demás insumos sin restricciones; sin embargo, no se puede pensar en un Sistema Universal de Salud sin financiamiento suficiente.

Ante ello, resaltó que el dictamen refiere a los recursos del Fondo de Salud para el Bienestar, como un recurso disponible ocioso; “pero ocioso e indolente”, es que ese recurso no se utiliza para vacunas, para tratamientos, medicamentos que satisfagan las necesidades de la salud de la gente, argumentan que cada año ingresan más recursos de los que en realidad se gastan.

Samuel García, de MC, dijo que la semana pasada, votando Ley de Ingresos, me referí a que esta “chicanada” es completamente ilegal, por tres motivos: No podía el Senado meter como un aprovechamiento los 33 mil millones de pesos que hoy van a quitarle a Salud y meterlos en la carátula de la Ley de Ingresos, pero además que el Senado no es competente para agregar y adicionar temas que no se vieron en la Cámara de Diputados; “por eso, no tengo duda que este dictamen se les va a caer y va a ser declarado inconstitucional”.

Mientras que la panista Xóchitl Gálvez consideró que la ineptitud también es corrupción “y este gobierno ha sido bastante inepto y por tanto corrupto”.