La coordinadora del Grupo Parlamentario del PRD, Verónica Juárez Piña, acusó que el Gobierno Federal reaccionó “tarde y mal” ante las inundaciones en Tabasco que han afectado a más de 24 mil 500 personas en nueve municipios, entre ellos, Centro, Nacajuca, Jalpa de Méndez y Cunduacán.

“Tanto al Gobierno Federal como al gobierno estatal, ambos de Morena, les falló la previsión, la coordinación y la oportunidad en la atención a las víctimas de las inundaciones”, afirmó en un comunicado.

Consideró que el manejo del desfogue de la presa Peñitas fue muy irresponsable. “No es posible que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) no haya avisado al Gobernador ni a la población que ante un aumento crítico del nivel de la misma realizaría una primera extracción de agua que inundaría decenas de comunidades y afectaría a miles de personas”.

“Las pérdidas materiales son incalculable. Miles de familias perdieron prácticamente todos sus bienes. Eso no se va a resolver con los escasos apoyos que está ofreciendo el Presidente. Tanto el Gobierno del Estado, como Manuel Bartlett, director de la CFE, a cargo del manejo de la presa Peñitas, tienen que asumir su responsabilidad”, señaló.

Juárez Piña dijo que el argumento presidencial de que ha llovido mucho “es un pretexto inadmisible”.

Desde las inundaciones que tuvieron lugar entre 2007 y 2011, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) alertó que debido al cambio climático, las lluvias torrenciales en la región serían más frecuentes y abundantes, por lo que instó a las autoridades a tomar acciones de prevención y de protección civil ante el riesgo de graves inundaciones, manifestó.

Afirmó que la bancada del PRD advirtió los riesgos que implicaba la desaparición del Fonden, el cual permitía tener recursos disponibles, facilitaba la coordinación entre los tres niveles de gobierno y la participación de equipos con una amplia experiencia para enfrentar las emergencias naturales. “Lo dijimos en tribuna y tanto Morena como el Presidente ignoraron las advertencias. Y ahí están las consecuencias”.

Asimismo, el diputado José Guadalupe Aguilera Rojas (PRD) demandó a los tres niveles de gobierno aplicar las medidas conducentes a fin de atender la problemática de las inundaciones en el estado de Tabasco, así como resarcir el daño patrimonial de los afectados.

En un punto de acuerdo apuntó que “los fenómenos naturales pueden convertirse en factores que dan cuenta de la vulnerabilidad de las poblaciones que sufren sus efectos.”

No es la primera ocasión, dijo, “que un hecho de este tipo ocurre en Tabasco, lo cual remite a pensar que no se han adoptado las medidas necesarias para evitar la repetición de un episodio tan lamentable.”

Por otro lado, la legisladora Norma Azucena Rodríguez Zamora (PRD) pidió a la Secretaría de Gobernación intervenir en las supuestas amenazas del Gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García Jiménez y el Secretario de Gobierno, Erick Patrocinio Cisneros Burgos, a alcaldes perredistas en la entidad.

En un punto de acuerdo, la legisladora veracruzana acusó que “desde su toma de posesión en el año 2018, Cisneros Burgos, ha llevado una política de violaciones constantes a la autonomía municipal, pretendiendo alinear a los Ayuntamientos y a los alcaldes a una postura de subordinación política en favor del Gobernador de Morena, Cuitláhuac García Jiménez.”

Afirmó que “a lo largo del periodo de gobierno estatal, diversas administraciones municipales han sido sujetas de medidas de ahorcamiento financiero mediante la retención de las participaciones y aportaciones federales y locales a que tienen derecho, así como de un franco hostigamiento político a cargo del funcionario señalado.”

Tales conductas, denunció, “además de constituir en sí mismas delitos electorales graves, son violatorias del artículo 115 Constitucional que determina al Municipio Libre como base de la organización de la República, carácter reconocido también por la Constitución local de Veracruz.”

Por su parte, la diputada Mónica Almeida López invitó al Presidente Andrés Manuel López Obrador y a sus seguidores, a generar un cambio en el discurso y en su comunicación, para evitar que el país se siga polarizando, ya que la división no nos llevará a buen puerto.