El presidente Andrés Manuel López Obrador rechazó opinar sobre la exoneración de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) a su hermano Pío López al no haber encontrado triangulaciones, depósitos, transferencias inusuales o movimientos que generaran alertas en el sistema financiero. Y dijo que su compromiso es con el pueblo de México para que no haya corrupción y no va a ser “tapadera de nadie”.

“Es eso, nada más, no opino más. Ya repetí que yo ya no me pertenezco, yo tengo un compromiso con el pueblo de México de no fallarle, que no haya corrupción, que no haya impunidad y esto significa no permitir la corrupción no abogar por nadie aunque se trate de familiares, de amigos, de compañeros, no voy a ser tapadera de nadie”, aseveró.

En La Mañanera desde Palacio Nacional se le preguntó al mandatario si después de esta resolución de la UIF había tenido comunicación con su hermano, a lo que respondió que no ha hablado con él.

Indicó que en su gobierno no va a existir impunidad, “y mis amigos, mis compañeros, mis familiares saben que deben de portarse muy bien, mucho muy bien como todos los ciudadanos porque no hay excepciones y además porque estamos llevando a cabo una transformación profunda y hay quienes se sienten afectados en sus intereses”. 

La investigación de la UIF determinó que todos los movimientos de Pío López son acordes con sus ingresos y no existe ninguna transacción inusual. Tampoco hubo movimientos extraordinarios en 2015, años en que se habría reunido con David León, ex titular de Protección Civil. 

Esta investigación se dio a conocer luego de la difusión de un video en el que se ve a David León entregarle una bolsa con dinero al hermano del Presidente.

Fuente: Milenio – Pedro Domínguez